string(0) "" string(72) "http://contrapoder.com.gt/un-ron-que-cambio-venezuela-mediante-el-rugby/"
El buen fútbol — febrero 3, 2015 at 5:59 pm

Un ron que cambió Venezuela mediante el rugby

por
get_img

A principios de siglo XXI, una peligrosa pandilla entró a robar a la Hacienda Santa Teresa, en Aragua, Venezuela, productora de uno de los mejores rones del mundo. Jimin Pérez, jefe de seguridad, aprehendió a uno de los delincuentes y lo entregó a la policía, la cual estuvo a punto de ejecutarlo. El empleado de la hacienda sobornó a los judiciales para que le devolvieran al malhechor y lo llevó con su patrón, Alberto Vollmer, presidente del Ron Santa Teresa.

El magnate le dio dos opciones al ladrón: entregarse a las autoridades o trabajar para él y pagar su delito. Se decantó por lo segundo.

Al tercer día, Jimin capturó a otro pandillero, quien resultó ser el jefe de la peligrosa banda. El trato fue el mismo. Cuatro noches más tarde, este pidió al dueño del lugar que recibiera a otros cuatro integrantes de la banda. Y aceptó. Pero no llegaron cuatro, sino 22; la temida pandilla de la Placita completa.

get_img-4

Vollmer valoró la situación como una oportunidad: cambiar la vida de esos muchachos, reformar al municipio Revenga -cuya tasa de mortalidad rondaba las 114 muertes por 100 mil habitantes- y producir más en su empresa. Para ello, nada mejor que el deporte. Y de los deportes, según él, nada mejor que el rugby.

A su criterio, en ese juego se transmiten valores importantísimos como respeto, disciplina, trabajo en equipo, humildad y espíritu deportivo. En ningún otro deporte, afirma. “Se pega duro, pero se juega limpio. Es un deporte de villanos jugado por caballeros. En el rugby existe el llamado tercer tiempo que es cuando acaba el partido, los dos equipos celebran juntos. Hay una hermandad que no hay en otros deportes”, cuenta.

Y cuando consolidó a la banda con el rugby, fue en busca de la pandilla rival que seguía haciendo de las suyas. Se subió al auto junto a su jefe de seguridad y llegó al centro del barrio donde operaban, se bajó del carro y los comenzó a llamar. Iba desarmado. Pronto aparecieron los criminales y les ofreció las mismas condiciones que sus enemigos: trabajo, deporte, otra vida. Entonces aceptaron todos, los 36 integrantes.

get_img-2

La contundente iniciativa fue bautizada como Proyecto Alcatraz. Ahora, una oenegé consolidada, mediante la cual se reclutan jóvenes con problemas de conducta en Revenga y sus alrededores.

No solo bajó la tasa de homicidios de 114 a 25, sino que formó uno de los mejores cuadros de Rugby del país. Un equipo de mercenarios, asesinos y ladrones. Un conjunto de hombres transformados, solidarios y amigos. Los criminales ahora son deportistas de alto nivel y productores del mejor ron venezolano. Hacen su tercer tiempo con jóvenes universitarios y profesionales de un deporte que pese a su historia, en Venezuela y en Guatemala no goza de la misma difusión de otros como el fútbol o el básquetbol.

Desde aquel día de diciembre de 2003, más de 1 mil 800 niños y jóvenes han pasado por el equipo del Proyecto Alcatraz o por el programa de Rugby Escolar Comunitario, que auspicia la Hacienda Santa Teresa.

 

get_img-1

El ex presidente Hugo Chávez, quien vivía su quinto año de gobierno cuando inició el sincretismo en la finca, incluso llegó a señalar a Alberto Vollmer como el magnate que lo intentaba derrocar con un ejército de asesinos a sueldo. Pero tiempo después se comió su prejuicio avalando la visión del empresario y el saneamiento que él mismo había certificado.

El Proyecto Alcatraz fue seleccionado en 2004 por el Banco Mundial como modelo a replicar en otros países en su lucha contra la pobreza. Y en 2009 recibió el Premio británico Beyond Sport Award, como la mejor iniciativa de inclusión social por el uso del deporte como herramienta para promover el cambio social.

Milagros que existen. En Colombia y Ecuador han preguntado por el modelo. En Europa también. El amor al trabajo y al deporte cambió la vida de la noche a la mañana de la Hacienda del mejor ron venezolano y de su entorno.

 

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

WP-Backgrounds by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann