string(0) "" string(70) "http://contrapoder.com.gt/la-jugada-equivocada-de-alejandro-sinibaldi/"
Nacionales, Política — febrero 24, 2015 at 11:34 pm

La jugada equivocada de Alejandro Sinibaldi

por

El precandidato presidencial del oficialismo tendrá que jugar bien sus cartas ahora que renunció a la secretaría General del Partido Patriota, el puesto que por ley le correspondía. Una mala decisión puede restarle aliados y costarle su candidatura.

Foto: Santiago Billy/ContraPoder

Alejandro Sinibaldi tuvo cuatro meses para tomar las riendas del Partido Patriota (PP) y ocupar la silla de secretario general del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) que le correspondía. Pero no lo hizo. Prefirió rendirse que enemistarse con Roxana Baldetti, la vicepresidenta y exsecretaria de la organización durante dos años.

Sinibaldi estaba consciente que subir un escalón y coronarse en la dirigencia del Patriota le traería problemas: Perdería el apoyo de los miembros del CEN, gobernadores y alcaldes que trabajaron las dos campañas anteriores con Baldetti. “Roxana nos parquea al menos el 60 por ciento de la organización o más. Abandonar la secretaría fue una decisión política para mantener el apoyo de gobernadores y alcaldes que responden a ella”, comenta un allegado del precandidato.  

Sin embargo, el argumento de Sinibaldi al presentar su carta de renuncia a un cargo que nunca ocupó, fue que desistió para mantener la unidad y dedicar su tiempo a la campaña electoral. “Estoy actuando de forma madura y buscando el equilibrio para que exista una unidad”, dijo en la conferencia de prensa donde presentó a Carlos Valentín Gramajo Maldonado como nuevo secretario general del PP.

Cuestionar si la decisión de Sinibaldi fue a causa de una pugna entre él y Baldetti incomoda al propio precandidato y a algunos diputados. Pero hay legisladores que cuentan que sí hubo un jaleo. “Alejandro renunció al cargo de ministro de Comunicaciones el 1 de septiembre, el 20 lo presentaron como precandidato y cinco días después el Tribunal Supremo Electoral (TSE) suspende al partido. En algún momento él pensó que esa acción venía del propio PP. Después se enteró que la Vicepresidenta quería poner a Michelle Martínez, la actual ministra de Ambiente y Recursos Naturales (Marn) como secretaria. Así que mejor optó por no entrar en problemas, por eso no quiso asumir el cargo”, relata una fuente del oficialismo.

El 25 de septiembre de 2014, Baldetti quedó inhabilitada de la secretaría porque el TSE ordenó al Registro de Ciudadanos cancelar su nombramiento. La sanción se la ganó por participar y animar en la proclamación de la precandidatura de Sinibaldi en la Plaza de la Constitución, cuatro días antes de su amonestación. Por eso el CEN, conformado por 33 funcionarios que ocupan actualmente ministerios, secretarías y diputaciones, se reunió  el Hotel Vista Real, la semana pasada para elegir de forma unánime a Valentín Gramajo Maldonado.

La nueva tregua

Esta no es la primera vez que los Patriotas quieren ondear la bandera de la unidad.Lo hicieron el 26 de mayo de 2012  cuando acordaron la “no agresión”. Eso quedó en los archivos de prensa. Uno de los salones del parque de la Industria, zona 9, fue el escenario en el que Baldetti y Sinibaldi se presentaron ante un público teñido de naranja, ambos sonreían abrazados. Él celebraba su ascenso como secretario adjunto I, lugar que lo colocaba más cerca de la precandidatura presidencial, y ella su reelección como secretaria general del PP.

¿Por qué peleaban esa vez? Porque se disputaban espacios al lado del presidente Otto Pérez Molina. La vicepresidenta con la campaña contra la desnutrición y la lucha por la transparencia y el ministro con la construcción de obra de infraestructura. Ambos tambiénquerían acaparar puestos para sus allegados dentro del partido y en el Congreso de la República.

En esta ocasión el pulso fue por la secretaría general del PP. Baldetti tenía dos opciones para colocar como su sucesor: Michelle Martínez u Otto Pérez Leal, hijo del presidente y alcalde de Mixco. Martínez ocupa la secretaría adjunta III en el CEN, trabajó la campaña del PP en las elecciones de 2007 en la secretaria de la Juventud. Estaba bajo el mando de Arkel Benítez, ahora viceministro de Gobernación, y hacía equipo con Alejandra Carrillo, exdirectora del Consejo Nacional de la Juventud (Conjuve), y Carlos Contreras, ministro de Trabajo. Todos con cargos en el Comité.

Cuando comenzó el gobierno de Pérez Molina en enero de 2012, Martínez asumió como viceministra de Ambiente, al año siguiente la nombraron titular de la cartera de Desarrollo Social en donde estuvo por seis meses y después regresó como titular al MARN en donde sigue hasta la fecha. La otra carta bajo la manga de Baldetti era Otto Pérez Leal, entonces vocal I. Lo que tenía claro la vicepresidenta era que el liderazgo del CEN no debía quedar en manos de Sinibaldi, pues cabildeaba por otros.

Foto: Santiago Billy/ContraPoder

 

Convertirse en secretario general de una organización política es representar legalmente al partido, debe acatar las disposiciones y acuerdos del CEN, su período dura dos años y puede ser reelecto. Es el medio de comunicación entre la dirección nacional del partido y los órganos departamentales y municipales, designa fiscales en las Juntas Electorales Departamentales, entre otras funciones.

Los tres secretarios adjuntos (Mauricio López Bonilla, ministro de Gobernación, Martínez y el diputado Pedro Muadi), se inhibieron de asumir. Los dos primeros tendrían que haber renunciado a sus carteras para dedicarse a la campaña, como lo establece la Ley Electoral y de Partido Políticos en su artículo 223 literal f, que prohíbe a los funcionarios hacer proselitismo y favorecer a una organización política.

Muadi tampoco quiso hacerse responsable. Eso allanó el camino para colocar a Valentín Gramajo, fundador del Patriota, exsecretario de actas del partido y enlace con el TSE. “Es un secretario de consenso que representará la unidad del partido. Es el afiliado número tres (después de Pérez Molina y Baldetti), querido y respetado por todos nosotros”, dijo Sinibaldi.

Error o acierto

Antes de presentar su renuncia Sinibaldi se reunió con Pérez Molina y con Baldetti para acordar que podría reorganizar las bases departamentales que considerara conveniente y disponer de espacios de poder para sus allegados, asegura una fuente Patriota que conoció de esa negociación. Para esta nota se contactó vía correo electrónico a la comunicadora de la Vicepresidenta para consultarle sobre el tema, pero no respondieron las preguntas.

La declinación de Sinibaldi por la secretaría general le resta control en el PP y demuestra su debilidad para mantener la unidad del partido, eso opinan los politólogos como Christians Castillo. “Es un error táctico porque el secretario es quien define las candidaturas y creo que puede perder esa oportunidad. Gramajo es un diputado experimentado fiel a Pérez Molina y no tiene el manejo político para representar a un partido”, critica el analista del Instituto de Problemas Nacionales de la Universidad de San Carlos (IPNUSAC).

Pero otros le dan el beneficio de la duda al precandidato oficial. “Resolvió una disputa interna y se dedica a la campaña, es una decisión coherente con las anteriores utilizadas para alcanzar consensos. Se hace a un lado para que el PP pueda funcionar”, considera Javier Brolo, de la Asociación de Investigación y Estudios Sociales (Asíes).

El próximo 2 de mayo Sinibaldi deberá estar inscrito como presidenciable y listo para la contienda electoral que asumirá como un afiliado más del partido. Por de pronto habrá que esperar a ver si los Patriotas mantendrán para los próximos dos años a Gramajo Maldonado al frente del partido.

El escogido

Carlos Valentín Gramajo Maldonado fue fundador y el tercero en afiliarse al PP después de Otto Pérez Molina y Roxana Baldetti. También fue el tercer jefe de la bancada naranja en el Legislativo y desde el 13 de febrero pasado el tercer secretario general del Patriota. “Valentín es afín al binomio y siempre fue el subjefe de Roxana en el Congreso”, relata una fuente allegada a ambos.

 Tiene 60 años de edad, es diputado por el listado nacional y ocupa una curul desde el 2008. Fue el secretario de actas del partido y el enlace con el TSE. En su carrera legislativa se cuentan nueve iniciativas de ley presentadas al pleno. “Acepté porque fue una decisión unánime del Comité Ejecutivo”, respondió escuetamente cuando se le consultó sobre su nuevo cargo.

Foto: Santiago Billy/ContraPoder

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

WP-Backgrounds by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann