string(0) "" string(47) "http://contrapoder.com.gt/la-caida-de-baldetti/"
Destino 2015, Nacionales, Nacionales, Política — mayo 1, 2015 at 12:21 pm

La caída de Baldetti

por

Asistimos al resquebrajamiento del poder acumulado por la vicepresidenta de la República. Está sola y acosada por sus enemigos, pero aún la ampara el presidente Pérez Molina.

Nota publicada el 24 de abril de 2015 en la edición 100 de la revista.

Captura de pantalla 2015-04-30 a la(s) 17.35.30 2

Ha visto su imagen y su poder venirse a pique en los últimos días. La acumulación de sus errores, como antagonizar al extremo con Alejandro Sinibaldi, le ha valido incluso el debilitamiento de su partido que habrá de fragmentarse.

Concita gran cantidad de enemigos. Desde grupos de poder desplazados, molestos por el acaparamiento suyo de la influencia en asuntos y negocios de Estado, la opinión pública permanentemente crítica de la ostentación de su riqueza inexplicable y los errores mayúsculos de su gestión. Errores tan graves y costosos como la compra de un líquido cuasi milagroso para curar la contaminación del lago de Amatitlán.

Roxana Baldetti vive hoy sus horas más bajas. El imperio pide su cabeza. Y la soledad suya, tras la caída de Juan Carlos Monzón, su secretario privado, sería completa de no ser porque su defensor es el presidente de la República. Solo él –y su derecho de antejuicio que la libra de afrontar una acusación penal directa– la sostienen de una caída estrepitosa. ¿La imagen de esa soledad?

Baldetti compareció íngrima a la conferencia de prensa del domingo 19 en la cual habría de explicar que Monzón se ha convertido en prófugo. Dos días antes, el Presidente también afrontó micrófonos y cámaras. Pero a él lo acompañó su ministro de Gobernación cual fiel escudero. Para Baldetti no hubo escudo ni compañía.

Lunes, 20 de abril

A Casa Presidencial llega con puntualidad la mayoría de ministros y secretarios. Deben esperar una hora y cuarto y la sesión arranca casi a las 2:00 de la tarde.

Preside Otto Pérez Molina. A su lado, en silencio y sin proferir lamento pero con rostro de Dolorosa, la vicepresidenta Roxana Baldetti.

El mandatario va al grano: Juan Carlos Monzón, exsecretario privado de la Vicepresidencia y hasta muy poco compañero de gabinete de los ahí presentes, ha causado grave daño al Gobierno. Baldetti es inocente, dice él. Y sobre Monzón habrá de recaer toda la responsabilidad. El gobernante anuncia que se ha revocado el pasaporte oficial del exfuncionario y se ha emitido una orden internacional de captura. El propio Gobierno lo busca, sostiene. No va a descansar hasta encontrarlo y tendrá que volver a dar cara a la justicia.

La línea presidencial está definida: defensa de Baldetti y todo el peso de la carga sobre el prófugo Monzón, cuya fuga coloca bajo mayor sospecha, si cabe, a la vicepresidenta.

OPM ¿sometido o en control de las cosas?

El gobernante no le cuenta a sus ministros que, contra sus deseos, y los de muchos de ellos, ha debido aprobar una ampliación del mandato de la Comisión Internacional Contra la Impunidad (CICIG) sin ninguna modificación, por dos años más. Es un intento desesperado por aplacar la presión contra Roxana Baldetti, que proviene de Washington pero también crece en Guatemala. La CICIG, que descubre el robo mayúsculo en las aduanas (más de Q200 millones en año y medio) y causa estas dificultades al régimen, se queda con plena libertad para profundizar su investigación y otras más. El Presidente sabe que la batalla acaba de empezar.

La reunión con los ministros tiene un cometido: generar cohesión de grupo, impedir deserciones en el Gabinete. La salida de uno solo de ellos, peor aun, de un bloque de tres o cuatro como se ha mencionado (el ministro de Economía, Sergio de la Torre, el ministro de Trabajo, Carlos Contreras, la ministra de Educación, Cynthia del Águila, el secretario de competitividad, Juan Carlos Paiz –considerados cercanos al sector privado organizado–), sería un golpe letal para la imagen del Gobierno. Y para la gobernabilidad.

El descubrimiento de la CICIG genera la peor crisis de todo el periodo de Pérez Molina. Ha perdido credibilidad y la sensación que prevalece es que el gobernante se somete y somete su Gobierno a los intereses de la vicepresidenta.

Captura de pantalla 2015-04-30 a la(s) 17.38.01

Baldetti habla brevemente, solo para decir que agradece a los escasos ministros (“los pocos de ustedes”, dice) que le enviaron un mensaje de apoyo.

Cierta paz –y pena para unos pocos– llega cuando el ministro de Salud se levanta para jurar a la vicepresidenta lealtad eterna y respaldo para la línea presidencial. No se prevén deserciones. Todos serán leales al Gobierno.

El empresariado reacciona con cautela ante los hallazgos. Deplora la evidencia de corrupción desvelada por la CICIG, pero evita abonar a la desestabilización. Y sin embargo, el martes 21, prefirió suspender una reunión con Pérez Molina ante la posibilidad de que estuviera presente Baldetti.

Pero hay convicción de que al Gobierno habrá que llevarlo cargado en andas, como santo de procesión, hasta el final del período. Nadie quiere inestabilidad a cinco meses de las elecciones. Mucho menos la oposición política. Por eso el jefe de bancada de Libertad Democrática Renovada (Lider), el jefe de bancada de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE) y hasta el acérrimo rival de Baldetti, Alejandro Sinibaldi, ahora en la oposición, reaccionan de manera serena.

La cabeza que los estadounidenses piden –y lo hacen sin rubor y de manera directa por los canales conducentes– es la de Roxana Baldetti.

Llaman a investigar a fondo. Exigen la ampliación del mandato de la CICIG. Llaman a seguir los procedimientos legales (que contemplan la solicitud de antejuicio contra la vicepresidenta solo cuando existen elementos probatorios suficientes). La renuncia de Baldetti no la ha pedido de manera abierta ningún sector nacional. En Wa- shington es otra cosa.

En el Departamento de Estado habrán celebrado su victoria parcial al final del lunes. La CICIG se queda. Esa es una primera concesión arrancada con dificultad a un Presidente aparentemente incapaz de leer los signos de la diplomacia.

Al tiempo que Pérez Molina recibía las peticiones directas, los reclamos abiertos y nada discretos (como el del vicepresidente de Estados Unidos Joe Biden), contra Baldetti, él era tratado con cierta deferencia por el mismo Biden y por Barak Obama.

El presidente estadounidense se sentó al lado y conversó amablemente con Pérez Molina en Panamá dos semanas atrás, durante la Cumbre de las Américas. El guatemalteco es presidente pro tempore del Sistema de Integración Centroamericana (SICA) y, por tanto, encabeza a los centroamericanos. Biden pasó también a saludarlo. Su esposa, Rosa Leal de Pérez, fue recibida con especial agrado en Washington la semana anterior.

Todos estos gestos en lenguaje diplomático expresan un mensaje: “El pleito no es necesariamente con usted”. La cabeza que los estadounidenses piden –y lo hacen sin rubor y de manera directa por los canales conducentes– es la de Roxana Baldetti.

El embajador Todd Robinson no ha desaprovechado una ocasión pública desde que llegó al país para expresar la convicción de su Gobierno de la necesidad de reducir a los corruptos en Guatemala.

En el Departamento de Estado hay certeza de que el Ejecutivo estadounidense no puede hacer una solicitud de US$1 millardo para combatir pobreza en América Central y frenar las migraciones mientras estas naciones son gobernadas por regímenes depredadores. Para la Casa Blanca, Baldetti encarna la corrupción. Por eso, Biden pidió de manera expresa que la Vicepresidenta no estuviera presente en su más reciente visita al país.

Y la semana entrante, en que el Comité de Apropiaciones del Congreso de Estados Unidos realiza audiencias para evaluar el proyecto de presupuesto presentado por el Ejecutivo, los funcionarios de Obama podrán argumentar ante las francas preguntas de los republicanos —¿por qué vamos a darle dinero a un Gobierno, como el de Guatemala, que roba a manos llenas?— que al menos han logrado prolongar el mandato de la CICIG por dos años. Pero difícilmente eso les contente.

La sensación en el Gobierno es que la ampliación del mandato de la CICIG era indispensable dadas las circunstancias, pero no auspiciosa. No lo es para sus intereses, por supuesto. Todo apunta a que Baldetti es y será investigada de manera pertinaz. Las primeras escuchas telefónicas reveladas ante la juez Marta Sierra de Stalling mencionan a una persona que se identifica como la 2 o La Señora. Si esos no son indicadores de una línea de investigación indispensable, pocas otras cosas podrán serlo.

Información: Elsa Coronado

Información: Elsa Coronado

Por aparte, la traza del dinero, que podrá levantarse gracias a la solicitud recién presentada por medio de juez a la Intendencia de Verificación Especial, de la Superintendencia de Bancos, también ofrece otra ventana de riesgo de descubrir vinculación entre Baldetti y Monzón en las operaciones de defraudación aduanera.

Por último, el Ministerio Público sigue el rastro de los manifiestos de vuelo del viaje de retorno de Baldetti de Seúl, Corea, a Guatemala (que según ella fue el domingo 19 y según demostró el vocero presidencial, ocurrió el viernes 17) y el de Monzón. Las sospechas de que la vicepresidenta ayudó a su secretario a huir y evadir la justicia, y que por eso se vio obligada a mentir sobre su regreso, no le favorecen.

Los hechos recientes, además de su gestión completa al frente del cargo para el que fue electa en 2011, la colocan como la villana del momento.

Su renuncia, o su separación momentánea del cargo para ser investigada, podría ofrecerle al gobierno de Pérez Molina un respiro frente a Washington y a sus críticos internos y, por lo demás, frente a la historia.

Pérez Molina, que aspiraba a ser una especie de Álvaro Uribe en la historia guatemalteca, con un legado político del cual podría ufanarse por generaciones ante sus seguidores de la derecha, se encuentra en el peor predicamento. Sus críticas a sus antecesores (le dijo ásperamente a Alfonso Portillo que era un delincuente y debía afrontar la justicia cuando este le increpó al momento de ser extraditado o a Álvaro Colom por su presunta falta de determinación para llamar al orden a su entonces esposa Sandra Torres) ahora le estallan en la cara.

El Gobierno de Guatemala aún espera con ansiedad las noticias concretas sobre el retiro de visas a funcionarios nacionales y a diferentes cuadros del Estado (jueces y diputados) por parte de Estados Unidos, a causa de la corrupción. Esas noticias todavía no llegan y probablemente habrán de retrasarse como una concesión después de la confirmación de la ampliación del mandato de la CICIG.

Pero es solo por un tiempo que los funcionarios podrán dormir tranquilos. Las revelaciones de Marllory Chacón, la guatemalteca procesada en Estados Unidos por narcotráfico y lavado de dinero, podrían acarrear otro golpe para el gobierno de Pérez Molina. Si sus declaraciones comprometen la campaña del entonces candidato a la Presidencia o a la propia Baldetti, podrían enderezarse acciones legales en Estados Unidos en su contra.

La presunción es que tanto Baldetti como Pérez Molina mantienen operaciones en el sistema financiero estadounidense y esto podría dar pie a acusaciones respecto a lavado si llega a demostrarse el origen espurio de parte de los fondos. Eso ya le ocurrió a Alfonso Portillo. Y fue CICIG quien lo condujo.

El mejor aliado de la vicepresidenta parece ser el tiempo. Y en cierto modo, a pesar del costo que le acarrea también, la incomparecencia de Monzón. Los riesgos para ella son muchos. Con uno solo de los inculpados que acepte convertirse en testigo protegido y denunciarla, las cosas pueden complicarse para ella.

Baldetti y el presidente parecen confiar en que las aguas bajarán en tanto transcurren los días. Visto desde otra perspectiva, el tiempo puede ser su mayor enemigo. Si Baldetti habría de afrontar un proceso legal por supuestos vínculos con la red de defraudación aduanera, ¿cuándo le conviene más hacerlo? ¿Mientras un amigo fiel de ella es presidente de la República o en el momento en que otra ocupe ese cargo?

Esta es la disyuntiva que afronta hoy el Gobierno, mientras el poder de Baldetti se resquebraja y se hace añicos delante de todos.

 

7 Comentarios

  1. OTTO PEREZ MOLINA Y ROXANA BALDETTI.

    Su intimidad era como una enorme jaula en la que se hayaron encerrados sin domar aun, todas sus pasiones que ellos con hierro candente encendieron de su voluntad toda. Pero las fieras hambrientas saltaban cada vez más violentas en su encierro. Al final terminaron por destrozarlos.

    ROXANA BALDETTI oculta en su fragil estructura ve a las fieras de su partido haciendose pedazos por disputarse una Diputacion. So socia en Miami se ha declarado culpable de narcotrafico. Su compadre Arnoldo Medrano hace mutis mientras que sus hijos le piden que se vayan de Guatemala a otro pais. Su soledad ella misma la construyo finalizando su carrera politica llena de verguenza esperando el momento para salir de la Vicepresidencia por el patio trasero donde no la vean.
    OTTO PEREZ MOLINA la mayoria de militares le ha retirado su apoyo.

  2. Pues esto biene pasando por años, es lo mismo en todo puesto publico, donde se manejan intereses economicos la ambicion y tentacion son cosas q van de la mano y la honradez es un sentimiento muy dificil de cumplir para todos los hombres…

  3. ojalá que se haga justicia en mi pais! El robo descarado de tantos millones le ha costado la vida a miles de guatemaltecos y también a afectado a millones que trabajan honradamente. Por mi que se pudran en la cárcel! !

  4. Se confio en ellos como una nueva esperanza y que decepción se rieron del pueblo y personas que votaron por ellos que vergüenza

  5. Cuando Julio Ligorría entrevistó a la Baldetti en Canal Antigua en el 2011, ella manifestó que pediría a Pérez a 40 personas con las que trabajará, en caso ganaran las elecciones, para “combatir la corrupción…”, al respecto, cabe una pregunta: la que era candidata en ese entonces, habría dicho la verdad y luego se embarró o se referiría a la defraudación aduanera de grandes dimensiones, revelada recientemente?

    En cuanto a su protector, el chafarote del Pérez (a quien hasta en la provincia lo abuchean ahora), comento lo que considero una HIPOCRESÍA de su parte, así con mayúscula, sí una hipocresía cuando recién electo acompañó a Álvaro Colom no sé si a Centroamérica o un país sudamericano, pero en avión separado, para supuestamente “NO CONTAMINARSE”. Sin ser Colom santo de mi devoción, qué hipocresía, de veras de parte de este personaje que todavía es el presidente de Guatemala.

  6. En su momento me escandalicé con aquél robo del dinero para la galleta o refacción escolar cometido por el vaquero de Chilpancingo… pero ahora ese asalto a los estudiantes màs pobres del paìs me queda en la memoria como una actividad de escuela primaria, frente al “profesionalismo” de estos otros, para llevarse los recursos de todos los guatemaltecos que -ingenuamente, pero con la mejor intenciòn-, han pagado sus impuestos… unos, por convencimiento de que iban a ser bien utilizados, para superar condiciones de pobreza y otras necesidades sociales, otros, por el temor a ser castigados por no pagar lo que por ley deben tributar. Toda esa riqueza robada… VOLVERÁ?…

  7. Soy un importador legal y me ha tocado ir personalmente a las aduanas, y crean me es algo donde la respuesta es “pague” y a eso le suman una multa no menor a 300 dolares, y si es ajuste el monto ajustado… y si uno tiene la razon la respuesta es “peleelo, le va a salir mas caro entonces mejor pague” y lo peor es que para que autoricen ese pago se lleva un mes, y para pelearlo se lleva hasta mas de un año…..y si no se hace no le dan a uno la mercaderí.
    En uno de mis viajes un tramitador me comento que las aduanas tenían orden de recaudar 2 millones diarios para nuestra querido presidente y nuestra vise presidenta, y era por eso que siempre miraban como buscar algo para que uno pague mas.
    En otra ocacion me recomendaron a un tal guillermo batres para “sacarme” de un problema en aduana porque el dicen que tenia contactos con la aduana y con varias instituciones… verdad o mentira no se porque no me atrevi a hacer eso

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

WP-Backgrounds by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann