string(0) "" string(76) "http://contrapoder.com.gt/jairo-orellana-el-narco-que-hizo-caer-al-ministro/"
Nacionales, Seguridad — julio 13, 2015 at 5:19 pm

Jairo Orellana: el narco que hizo caer al ministro

por

La historia de por qué Mauricio López Bonilla fue obligado a dejar el cargo de ministro de Gobernación nunca será contada por él, por el Gobierno de Guatemala ni por el de Estados Unidos. Probablemente podría contarla algún día Jairo Orellana, el narcotraficante que será extraditado a Estados Unidos –según resolvió hoy el Tribunal Quinto de Sentencia-– y con quien López Bonilla tuvo tal cercanía que le costó el puesto y la visa. El relato que se presenta a continuación tiene como base las fuentes dentro del Ejecutivo que piden no ser mencionadas, de agentes investigadores que conocen la triangulación entre Jairo Orellana, el ministerio y el Partido Patriota, de allegados al reo y del propio Orellana quien, desde su celda en el cuartel de Matamoros, aún se rehúsa a comentar sobre su relación con López porque “el Gobierno que lo puso sigue gobernando”.

unnamed

Jairo Orellana, de 41 años, fue capturado el 15 de mayo de 2014, pero Estados Unidos había pedido su extradición desde agosto de 2013. Tras 14 meses de permanencia en la prisión, el Tribunal Quinto de Sentencia autorizó hoy que sea llevado a ese país. El capo cedió, su defensa no presentará más acciones para evitar su salida.

Sofía Menchú y Paola Hurtado/ redaccion@contrapoder.com.gt

No fue una casualidad que el martes 26 de mayo un operativo en el cuartel militar de Matamoros desbaratara las comodidades que Orellana tenía en su celda. Le encontraron una faja caminadora, pesas, una cama acolchada, un televisor plasma, un reproductor DVD, una refrigeradora y un congelador. Eran los beneficios más visibles de los que gozaba el reo con la anuencia del Sistema Penitenciario (SP).

La requisa ocurrió apenas cinco días después de que Mauricio López Bonilla dejó el Ministerio de Gobernación, a petición del presidente Otto Pérez Molina. Según el mandatario, le pidió la dimisión para que él y su viceministro de Seguridad, Edi Juárez Prera, puedan enfrentar la justicia, si es necesario, por posibles anomalías en la cartera.

Pérez Molina no especificó de qué hablaba, pero dentro de la cúpula del Ejecutivo –y fuera de ella– la razón ya se conocía: Juárez ya había perdido su visa estadounidense y a López Bonilla se la retiraron el mismo martes de la requisa. Aunque los exfuncionarios aseguran que no están enterados, las fuentes afirman que ambos tienen vetado entrar a Estados Unidos, el país que desde hace un par de meses envió el mensaje al gobernante de que López y Juárez le procuraban protección a Jairo Orellana y habían recibido beneficios de él, lo que hacía inviable que dirigieran la cartera de Seguridad.

Fue en esa época cuando López Bonilla viajó a Washington D.C. y se reunió con William Brownfield, el subsecretario para Asuntos Judiciales y Antinarcóticos de Estados Unidos y, según le recuerdan, regresó sosegado y con la certeza de que los malentendidos habían sido aclarados. Pero no fue así. Aquel país siguió presionando para la salida del hombre de confianza del presidente, hasta que el mandatario diluyó la petición de su renuncia con la salida de otros cuatro funcionarios con señalamientos de corrupción.

Con la salida de López, Orellana quedó desprotegido. El reo asegura que teme por su vida.

_MG_2225

Mauricio López dejó el ministerio el jueves 21 de mayo y enfatizó que él no renunció, sino que el presidente Otto Pérez Molina le pidió entregar el cargo.

EL FINANCISTA

La información recopilada sobre cómo llegó el exsocio de los Zetas a relacionarse con López Bonilla es esta: Jairo Estuardo Orellana Morales, un “violento traficante de drogas”, según la descripción que hizo de él el Departamento del Tesoro de Estados Unidos en 2013, fue un financista oculto del Partido Patriota (PP) en la campaña pasada.

Los montos de lo que pudo haber aportado varían. Se habla de entre US$3 y US$5 millones, no hay una cifra precisa. Lo certero es que el zacapaneco financió a los patriotas, al igual que lo hizo Marllory Chacón, la narcotraficante condenada el mes pasado en Estados Unidos a 12 años de prisión y cuyo testimonio, se supone, incriminó a funcionarios del actual Gobierno. Orellana no desmiente ahora sus contribuciones, pero prefiere “reservarse” el comentario, según respondió a un cuestionario escrito que le envió este medio a su celda.

Según las fuentes consultadas, después de las elecciones de 2011, Orellana mantuvo su poderío y su enlace con el Gobierno fue López Bonilla, quien por medio de un intermediario recibía los pagos que hacía el narcotraficante para que le permitieran operar. De nuevo, las cifras de lo que pudo haber entregado se tasan en millones de dólares, no hay dato exacto. Y tampoco está claro de qué destino tenía el dinero después de que llegaba a las manos del ministro.

No es la primera vez que a López lo vinculan al narcotraficante y siempre ha respondido en persona por los señalamientos. Asegura que tiene una “excelente relación” con Brownfield y que un funcionario estadounidense (presumiblemente Brownfield) le preguntó meses atrás si la extradición del narcotraficante estaba entrampada por la ayuda de él. Al igual que lo hizo en esa ocasión, López Bonilla calificó para esta nota de “rumores perversos, espurios y sin fundamento” las acusaciones y resaltó que Orellana fue capturado durante su administración cuando también se creó el viceministerio de combate al narcotráfico. “Los rumores sin pruebas no son válidos”, reiteró.

Pero es necesario matizar las explicaciones del exministro. Orellana no fue capturado por órdenes de Gobernación. Las fuentes aseguran que el operativo se hizo a espaldas de esa cartera el 15 de mayo de 2014 y lo comandó una unidad élite de Estados Unidos con ayuda de fuerzas militares guatemaltecas. La Policía Nacional Civil (PNC) fue incorporada hasta que el narcotraficante ya había sido rodeado y copado en la finca Beatriz en Gualán, Zacapa, y solo hacía falta la detención.

Una vez apresado, Orellana fue enviado a la capital y aunque el Tribunal Quinto ordenó que lo enviaran a la cárcel de Fraijanes II, el Sistema Penitenciario lo remitió al cuartel de Matamoros, el albergue para narcotraficantes reclamados por Estados Unidos. En Matamoros, Orellana instaló su centro de operaciones y con la ayuda de Anthony Giovanni Pivaral, director del SP destituido la semana pasada por la fuga de cinco reos de la Granja Penal Canadá, obtuvo el permiso para ingresar electrodomésticos, comodidades y visitas.

image2

Cinco días después de la dimisión de López Bonilla, el Ministerio Público realizó una requisa en Matamoros, un cuartel militar que alberga a 18 reos. La imagen es de la celda de Orellana.

En apariencia, los reacomodos se debieron a que la vida del reo estaba en peligro. El 16 de diciembre de 2014, la División de Información Policial remitió a la Subdirección General de Investigación Criminal de la PNC un oficio en el que consignó que “desconocidos ofrecían una fuerte cantidad de dólares para asesinar a Jairo Orellana dentro de Matamoros”. El documento archivado con el número 140-2014 fue remitido al alcaide Melvin Álvarez Fajardo, para que incrementara la seguridad del prisionero. Fue por eso que a Orellana lo trasladaron al área de visita conyugal, un espacio de cuatro paredes en el que se hizo cambio de tuberías y pisos y se le instalaron cenefas, lámparas colgantes, plantas ornamentales artificiales y electrodomésticos.

Pivaral defiende el derecho de los reclusos a ver televisión, minimizó la cantidad de cervezas decomi- sadas y dice que las comodidades eran para uso de todos, reos y guardias. La faja caminadora, asegura, fue donada por una iglesia evangélica. La requisa de la semana pasada, sin embargo, se realizó sin poner en aviso al funcionario, quien fue destituido cuatro días después.

El intermediario del ministro López es identificado en Matamoros como un vistante frecuente de la celda de Orellana. Las fuentes aseguran que él era el encargado de trasladar el dinero y los regalos que el narcotraficante enviaba a Gobernación. Incluso fue uno de los que presenciaron la boda de Jairo Orellana con Marta Julia Lorenzana, hija de Waldemar Lorenzana, el patriarca de 75 años extraditado a Estados Unidos en 2014.

image8

El 28 de mayo de 2014, Jairo Orellana contrajo matrimonio en su celda con Marta Julia Lorenzana, hija de El Patriarca extraditado a EE.UU. por narcotráfico.

Otros visitantes de Orellana eran el director Pivaral, quien llegaba a comer con el recluso, y el subdirector operativo del SP y coronel retirado Héctor Francisco Castillo Alvarado, quien asumió en febrero pasado y llegaba en promedio dos veces por semana a la celda para preguntar cómo estaba el reo y si necesitaba algo.

Entre los pedidos de Orellana que las autoridades de Presidios atendieron se cuenta el traslado a Matamoros de Haroldo Mendoza, capo del cartel de Izabal detenido el 20 de noviembre de 2014. Las fuentes afirman que el zacapaneco pagó para que se lo llevaran a su celda y le pudiera dar una paliza por el ganado que le robó el año pasado tras ser capturado. Mendoza, aún malherido, fue trasladado siete días después a la brigada militar Mariscal Zavala. La golpiza quedó registrada en el informe número 1080/UAIP-18A/07C/NOVT14 de la Unidad de Análisis de Información Penitenciaria.

IMG_0654

Informe de la Unidad de Análisis de Información Penitenciaria que registró la golpiza que le propinó Orellana a Haroldo Mendoza en la cárcel de Matamoros porque este supuestamente le robó mil 500 novillos, después de que el zacapaneco fue capturado.

AFERRADO A GUATEMALA

Así como se resistió hasta donde pudo para evitar ser capturado en medio de un tiroteo en su finca de Zacapa, Orellana también ha evitado ser llevado a Estados Unidos. Desde agosto, su abogado defensor, Mauricio Berreondo, ha recusado tres veces a los miembros del Tribunal Quinto que tiene a cargo su caso de extradición y le ha dado batalla a la Sala Primera de Apelaciones que tiene jurisdicción en ese juzgado. También ha presentado un recurso de inconstitucionalidad y ha frenado la celebración de audiencias.

Orellana inició su carrera criminal en los años 80 cuando el Patriarca Lorenzana, que años después de se convertiría en su suegro, lo reclutó para su organización y le enseñó el negocio del tráfico de drogas. Lo apodaron el Pelón y se convirtió en un experto en tumbar y extorsionar a carteles rivales. Se le atribuye haberse asociado a los Zetas en Guatemala, traficar cocaína y ofrecer resguardo en pistas clandestinas y en el traslado de la droga. Le endilgan también labores de sicariato.

Pero el Pelón nunca tuvo procesos abiertos en Guatemala por narcotráfico y mantuvo un bajo perfil hasta el 22 de noviembre de 2012, cuando casi muere en un tiroteo frente a unas multiclínicas de zona 15. La versión es que un comando uniformado como PNC se presentó al edificio y abrió fuego. Siete personas, entre guardaespaldas y atacantes, quedaron muertos, pero Orellana logró escapar.

_LS06651

El 22 de noviembre de 2012, un comando de hombres con uniformes de la PNC intentó asesinar a Orellana en la zona 15. Murieron siete personas, pero él logró escapar.

Su grupo responsabilizó del ataque a Marllory Chacón y a la PNC. En esa época Chacón ya estaba en conversaciones con las autoridades de Gobernación (de las que recibía protección). Orellana sostiene ahora que el Gobierno guatemalteco intentó matarlo y que Estados Unidos lo sabe, por eso quiere extraditarlo.

La operación falló pero nueve meses después, Estados Unidos pidió la extradición de Orellana y en mayo de 2014 lo capturó. Han transcurrido 11 meses desde entonces y mientras Orellana gozaba de los privilegios en Matamoros su defensa ha impedido por todos los medios legales posibles que el caso avance.

Se buscó la explicación de los jueces que llevan el caso de extradición de Orellana y a los magistrados que integran la sala que conoce las recusaciones, pero no atendieron la solicitud de entrevista. El caso está estancado debido a los recursos de la defensa. “Todo lo que hago es apegado a derecho”, justifica Berreondo. El abogado teme que a su cliente lo saquen del país a rastras, aunque haya procesos pendientes de evacuar, como sucedió en su tiempo con Alfonso Portillo. También teme que lo maten. El pasado 20 de mayo presentó un recurso de exhibición personal en un juzgado de paz para que no lo trasladen de celda. Debido a las “enemistades políticas con el gobierno actual”, dice, su vida corre peligro.

Orellana también tiene miedo de que lo trasladen de cárcel. Por medio del cuestionario que respondió asegura que tiene información de que quieren cambiarlo de centro para “poner mi vida en riesgo y que me asesinen” e hizo responsable a la recién nombrada ministra de Gobernación, Eunice Mendizábal, de lo que pueda sucederle. También se buscó la versión de la funcionaria y del nuevo viceminstro de Seguridad, Élmer Sosa, pero no se obtuvo respuesta.

Orellana no quiere dar detalles, por ahora, de su relación con las autoridades ni de la información que podrá proveer en Estados Unidos, cuando sea extraditado. En el mismo cuestionario respondió: “Me reservo hacer cualquier comentario sobre un exministro de Gobernación porque el Gobierno que lo puso sigue gobernando”.

Respuestas

Respuestas al cuestionario que ContraPoder envió a Orellana a su celda. Las preguntas eran: 1. ¿Por qué cree que EE.UU. tiene interés en usted? 2. ¿Cómo ha sido su relación con Mauricio López? 3. ¿Apoyó la campaña del Partido Patriota con dinero? 4. ¿Quiénes y por qué lo han amenazado de muerte?. La quinta la agregó él: ¿Qué opina de la nueva ministra de Gobernación?

7 Comentarios

  1. Como se ha protegido Otto Perez Molina de no ser acusado por sus complices. Pues agarrado a la silla presidencial desde donde ha denunciado a sus compañeros de armas de la promoción 108 de la Escuela Politecnica cuando el mismo estuvo recibiendo durante tres años el dinero que le correspondia del botin Este Domingo
    Mauricio Lopez Bonilla fue entrevistado en plena misa de la Iglesia La Recolección, barbado, con ropa de trabajo concretándose a afirmar que el no renuncio al Ministerio de Gobernación. Fue Perez Molina quien lo olbligo a renunciar. Marllory Chacon desde la cárcel en Florida DENUNCIO al FBI que sus complices en el trafico de drogas son Roxana Baldetti y Otto Perez Molina. JAIRO ORELLANA Y EL CHAPO GUZMAN saben como se ha movido la mafia en Guatemala. El primero por la relación con altos funcionarios y el segundo que acusa a Perez Molina de haberle bajado un millón de dólares cuando lo capturaron en Guatemala para que lo fueran a tirar a Mexico. La denuncia la hizo ante medios de comunicación de Chiapas. Todo eso lo sabe el Embajador de los Estados Unidos pero al igual que el Gobierno de Estados Unidos esperan que el Congreso traslade la acusación contra OPM a un Juzgado para que lo juzguen y asi ellos se levan las manos.

  2. Pingback: El aliado de los Zetas es extraditado | Diario Digital

  3. Pingback: López Bonilla, su viaje a Punta Cana y sus vínculos con el narco

  4. Pingback: Nómada .::. #LaCooperacha explicada en 5 minutos (a Sinibaldi y cualquiera)

  5. Pingback: #LaCooperacha explicada en 5 minutos (a Sinibaldi y cualquiera) | GuatePrensa

  6. Pingback: Un ex presidente, un obispo, militares, narcos y hasta una modelo: la increíble historia detrás de la mayor masacre carcelaria en Guatemala Radioconectividad

  7. Pingback: OtrasVocesMdz | Noticias Ahora | Un ex presidente, un obispo, militares, narcos y hasta una modelo: la increíble historia detrás de la mayor masacre carcelaria en Guatemala

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

WP-Backgrounds by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann