string(0) "" string(55) "http://contrapoder.com.gt/las-lecciones-de-la-eleccion/"
Columnas, Opinión, Phillip Chicola — septiembre 25, 2015 at 3:01 pm

Las lecciones de la elección

por

Un llamado a revisar los temas de una reforma electoral.

Foto: AP/Moisés Castillo

Foto: AP/Moisés Castillo

El 6 de septiembre dejó lecciones que merecen análisis profundo. Lo más evidente fue el rechazo a la clase política tradicional, castigada por el voto de una ciudadanía movilizada por una explosión de civismo. Más allá de las lecciones electorales, los resulta- dos de la primera vuelta invitan a reflexionar sobre los verdaderos problemas del sistema y las propuestas de reforma.

Hace dos meses, la sociedad civil, el Tribunal Supremo Electoral (TSE) y los diputados discutieron sobre la reforma. Se habló de la necesidad de reconocer la validez del voto nulo, de facilitar la postulación de candidatos a diputados por medio de comités cívicos, de prohibir o limitar la reelección de diputados y de incluir el sistema de cuotas. Estos, junto a la revisión del modelo de financiamiento electoral, la democratización interna de los partidos y aumentar la potestad sancionatoria del TSE, constituían los ejes.

No obstante, a la luz de los resultados obtenidos, vale la pena cuestionarse si la problemática se resuelve con las propuestas anteriores o si debe abordar otras.

Por ejemplo, en el caso del voto nulo y blanco ambos constituyeron 9 por ciento del total de votos emitidos (4.17 por ciento nulos y 5.03 por ciento blancos). Esta cifra implica una caída en comparación con la elección de 2011, en la cual los votos inválidos alcanzaron un 13 por ciento del total. Es necesario cuestionarse si el reconocimiento del voto nulo debe constituir un eje toral o tan solo una reforma accesoria.

Una segunda consideración está relacionada con la reelección de diputados. Un total de 77 se reeligieron, 50 de ellos con Liber- tad Democrática Renovada y el Patriota. Es decir, la nueva legislatura tendrá 81 caras nuevas. El dato es similar al de 2011, cuando 90 nuevos fueron electos. Y aun así, la legislatura 2012-2016 pasará a la historia como la peor en producción legislativa y como la más débil en sus funciones de representatividad y fiscalización. Por ello, más que pensar en atacar el problema del Congreso por la vía de la prohibición a la reelección, habría que rediseñar el sistema de elección para hacerlo más representativo. Además de revisar el régimen interior del Legislativo, para generar incentivos y sanciones.

Una tercera consideración está vinculada a los comités cívicos. Solo en 14 municipalidades, de las 338, los alcaldes electos fueron postulados por comités y aquellos que ganaron, son conocidos como fuerzas políticas tradicionales en sus respectivas jurisdicciones (como el caso de Mazatenango y Sololá). Los comités cívicos aún no han demostrado constituir una alternativa real a los ojos del elector en gran parte del territorio nacional. Surge la necesidad de cuestionar si permitir la postulación de candidatos a diputados por comités cívicos no resultaría fútil sin otros ajustes que le acompañen.

En el área de financiamiento, también se rompieron paradigmas. Candidatos con enormes gastos en campaña y acceso a la televisión abierta, fueron castigados por el electorado. Si se acepta como válido que Manuel Baldizón habría gastado una cifra cercana a los Q100 millones en 2015, diríamos que cada voto le costó alrededor de Q102. En cambio, Alejandro Giammattei o Jimmy Morales tuvieron un buen desempeño electoral con una menor inversión. Pero los ciudadanos no conocemos quién pagó las campañas de Baldizón o Morales, ni del mismo Giammattei. Pareciera que la revisión del modelo de financiamiento debe ir por la línea de hacer públicos los registros contables de los partidos y dotar de herramientas al TSE para rastrear fondos de origen ilícito y sancionar a quienes violenten la normativa.

Esta reflexión, más que cuestionar la propuesta de reforma, busca incentivar un debate más profundo. El voto nulo vinculante, la prohibición de reelección, o la postulación de candidatos por comités cívicos, no resuelven de tajo el mal del sistema. Por el contrario, atender los males implica analizar con detenimiento las herramientas de fiscalización financiera, la democratización interna de los partidos y rediseñar la forma de elegir diputados.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

WP-Backgrounds by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann