NULL
Columnas, Opinión, Sara Larios — septiembre 25, 2015 at 5:00 pm

Refugiados sirios: una crisis que continúa

por

No podemos ser indiferentes ante la crisis de refugiados sirios que ha afectado a millones de personas.

Foto: AP

Foto: AP

“Hay tolerancia cero frente a quienes cuestionan la dignidad de otras personas. Hay tolerancia cero frente a aquellos que no están dispuestos a ayudar allí donde legal y humanamente está previsto que haya ayuda”. Estas fueron las palabras, hace algunas semanas, de la canciller alemana Ángela Merkel. Resulta paradójico que el país que, hace unos setenta y cinco años, causó el exilio de tantas personas por motivos de persecución, hoy esté dando ejemplo de una respuesta humanitaria en la región europea.

Las cosas han cambiado un poco desde estas declaraciones. Dado que otros países, notablemente Hungría, no han dado la misma respuesta a este problema, Alemania ha tenido que revaluar su postura de puertas abiertas a su territorio. Pero aún así, la actitud de los alemanes ha sido una muestra de humanidad, en medio de una horrible crisis que afecta la vida de millones de sirios que se han desplazado de sus hogares, desde hace cuatro años, cuando estalló la guerra en ese país. No puedo imaginar el profundo dolor causado por tener que abandonar su tierra. No puedo imaginar la desesperanza de no tener un lugar seguro a dónde ir. No puedo imaginar la indignación ante el rechazo de tantos países. No puedo imaginar el cansancio que provoca temer por su vida constantemente. Es necesario que el mundo despierte y extienda la mano a estas personas necesitadas.

¿Qué podemos hacer nosotros por nuestros hermanos sirios, estando tan lejos?  Para empezar, podemos hacer un esfuerzo por informarnos y sensibilizarnos del tema. Entendamos la diferencia entre un migrante económico y un refugiado y leamos estudios, leyes y opiniones para comprender las raíces del problema. Además, podemos apoyar el esfuerzo de organizaciones que tratan de aliviar esta situación y presionar a nuestras autoridades para que abran las puertas de nuestro país a más refugiados. A pesar de la distancia, Guatemala también ha visto un aumento en la cantidad de sirios que entran al país. La mayoría entra con visa de turista, para luego aplicar a una residencia temporal, por lo que es importante que la información acerca del proceso de aplicación para la condición de refugiado circule libremente. La ignorancia no debe ser una razón para que todos los que puedan beneficiarse de esto, no lo hagan. Por último, esta es una oportunidad para recordar que nuestra región no está exenta del problema de refugiados. Aunque, afortunadamente, no existe en Centroamérica un conflicto tan devastador como en Siria, dentro del gran flujo de migrantes que buscan llegar a México y Estados Unidos, existen muchos que se movilizan por motivos de violencia y persecución por parte de maras o pandillas, incluyendo niños y niñas no acompañados. Estas personas, al igual que los sirios, también califican para la condición de refugiado, pero la falta de información sobre el tema muchas veces les priva de la oportunidad de obtenerla y así empezar una vida mejor, una vida digna y sobre todo una vida sin miedo.

Si algo nos muestra esta crisis, es que el actual sistema internacional de protección de refugiados es deficiente. Los criterios y políticas no son consistentes a nivel global, por lo que la respuesta de un país y otro es muy diferente, creando incertidumbre y desequilibrio. Y sobre todo, la mayor deficiencia está en que no existe un procedimiento para que el refugiado pueda aplicar desde su país de origen, y así evitar los gravísimos riesgos a los que se expone al emprender un viaje en las peores condiciones imaginables.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

WP-Backgrounds by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann