string(0) "" string(114) "http://contrapoder.com.gt/talar-una-franja-de-bosque-no-es-la-solucion-para-prevenir-la-plaga-del-gorgojo-de-pino/"
Entrevista, Uncategorized — marzo 21, 2016 at 5:00 am

“Talar una franja de bosque no es la solución para prevenir la plaga del gorgojo de pino”

por

El gobierno de Jimmy Morales contempla talar una franja de bosque a lo largo de la frontera con Honduras para evitar que el gorgojo del pino entre a Guatemala. ContraPoder entrevistó a Marco Vinicio Cerezo Blandón, director general de la Fundación para el Ecodesarrollo y la Conservación (Fundaeco). Él considera que esa no es la salida.

Screen Shot 2016-03-17 at 11.45.01 AM

Marco Vinicio Cerezo Blandón, director de Fundaeco (Fotografía: Luis Soto / CP)

El gorgojo descortezador ha destruido 800 mil hectáreas de bosques de pino de Honduras. ¿Qué pasaría si la plaga llega a Guatemala?

–No habría mayores consecuencias.

Pero el insecto avanza a razón de mil hectáreas diarias hacia la frontera.

–Ese dato es exagerado. Guatemala ya no tiene grandes extensiones de bosques de pino y menos en la zona fronteriza con Honduras. Y los que tiene, son dispersos. Los bosques del país son latifoliados, es decir, son bosques húmedos tropicales cuyas principales especies son el cedro y la caoba.

¿Y esas especies
también corren peligro
por el gorgojo?

–No. Ese insecto es exclusivo del pino. Es una plaga con presencia en Guatemala, pero está bajo control.

¿Cómo afecta a Guatemala la destrucción de los bosques hondureños?

–La capacidad industrial de Guatemala para transformar la madera es diez veces la de Honduras. Por eso es que mucha de la madera de Honduras se transporta hacia aserraderos guatemaltecos. Y ese sí podría constituir un peligro para los pocos bosques de pino que quedan en el país. Es más probable que la plaga ingrese por medio de esa madera, que por el vuelo de los insectos que buscan más árboles. La capacidad de vuelo del gorgojo descortezador es baja.

¿Qué medidas deberían adoptar las autoridades?

–La primera sería prohibir de inmediato la importación de pino hondureño con corteza y exigir que la madera sin corteza haya sido asperjada previamente. Eso implica un fortalecimiento en los controles aduanales formales, así como en las carreteras y los puntos ciegos en las fronteras. La segunda sería trabajar en el saneamiento de focos puntuales, incluyendo barrancos.

También haría esfuerzos de educación y capacitación. Algunas comunidades aún se enorgullecen de proteger sus bosques y se oponen a las acciones de saneamiento. Eso provoca condiciones más complicadas en las que se terminan perdiendo los bosques por no actuar a tiempo. Totonicapán y Huehuetenango suelen ser regiones en las que este fenómeno es muy común.

Por último, las autoridades deberían mejorar el control y monitoreo de licencias de aprovechamiento de bosques de pino, principalmente en los que aún quedan en la frontera con Honduras. La práctica de utilizar licencias legales para introducir madera de forma ilegal es frecuente y eso, además de ser un delito, atenta contra la seguridad de nuestros bosques

Screen Shot 2016-03-17 at 11.45.43 AM

¿A qué institución le corresponde adoptar esas medidas?

En las condiciones actuales, deberían ser adoptadas mediante decreto gubernativo o bien por alguna orden especial emanada del Instituto Nacional de Bosques (Inab).

¿Eso significa que la responsabilidad de que los bosques guatemaltecos no enfermen corresponde exclusivamente al Ejecutivo?

– No. El Organismo Internacional Regional de Sanidad Agropecuaria (OIRSA) debería intervenir. Esta es la organización que tendría que velar porque la plaga no se propague. Lo mejor que puede hacer Guatemala es ofrecer su apoyo para detener la plaga dentro del territorio hondureño, en lugar de pensar en talar una franja del lado de Guatemala. La mayor parte de las especies que cortarían no sería pino y eso provocaría pérdidas incalculables y no serviría de nada.

En otras palabras, la peor consecuencia económica de la plaga para Guatemala sería las pérdidas que ocasionaría talar una franja de bosque en la zona fronteriza con Honduras.

–Exacto. Se perderían otras especies de árbol que pueden generar mejores ingresos para el país en algunos años.

¿Subirán los precios del pino por la reducción de la oferta hondureña?

–Sí. Guatemala podría enfrentar una mayor presión por aumentar la tala para abastecer el mercado.

¿A qué atribuye que la plaga se haya propagado tanto en Honduras?

–El incremento de las plagas forestales debe verse dentro del contexto del cambio climático. Es algo que Fundaeco ha advertido. La propagación del gorgojo, el reaparecimiento de la  cyanobacteria, el aumento de la Hydrilla Verticillata, el incremento de ciertos insectos dañinos en algunos ecosistemas, debe vincularse al estrés hídrico. Los bosques se debilitan y enferman a causa de ambientes extremos y aquí pasamos de inviernos fuertes y extensos, a sequías larguísimas. Eso facilita la acción de estos bichos. A ello hay que agregar los incendios forestales y algunas plagas de ratones. Se habla de fenómenos acumulativos causados por el cambio climático.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

WP-Backgrounds by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann