string(0) "" string(84) "http://contrapoder.com.gt/werner-ovalle-ramirez-sera-el-nuevo-intendente-de-aduanas/"
Economía, Entrevista — abril 1, 2016 at 4:54 am

“Werner Ovalle Ramírez será el nuevo intendente de aduanas”

por

Werner Ovalle Ramírez será juramentado hoy como Intendente de Aduanas. El nuevo funcionario tiene experiencia en integración centroamericana, seguridad, investigación e inteligencia. Francisco Solórzano Foppa, superintendente de Administración Tributaria desde el pasado 9 de enero, explica cuáles son los retos del funcionario y los planes para dar celeridad a la inspección de mercadería en los recintos fiscales.

(Foto: Dafne Pérez - CP)

(Foto: Dafne Pérez – CP)

¿Qué hará su administración para evitar que las mafias sigan operando en las aduanas?

–Sergio Leiva, quien ocupó hasta ayer la intendencia de aduanas, renunció antes de que yo llegara a la SAT. Ayudó mucho a la transición. El puesto será ocupado por Werner Ovalle Ramírez, quien desde hace siete meses es asesor externo de la superintendencia en seguridad aduanera y tiene experiencia en seguridad fronteriza, investigación y, sobre todo, inteligencia. Además, trabajó en el Sistema de Integración Centroamericana (SICA).

Ovalle Ramírez hereda un gran problema: los retrasos en los despachos de mercadería en las aduanas. ¿A qué atribuye la lentitud en las inspecciones?

–Es una sumatoria de factores y no todos son responsabilidad de la SAT. A raíz de la desarticulación de la Línea y de otros casos que han salido a luz, aumentó la cantidad de selectivos rojos. En febrero los vistas de Santo Tomás de Castilla inspeccionaban el 38 por ciento de los contenedores, mientras que el año pasado revisaban el 25 por ciento. Eso coincidió con otro problema, la falta de seguridad privada en las aduanas

¿Por qué no hay agentes de seguridad?

–A finales del año pasado se venció un contrato de seguridad y no se renovó. Los recintos se quedaron sin 50 agentes que, entre sus atribuciones, ordenaban el tráfico de contenedores en los patios. Los vistas asumieron esta función y eso hizo incrementó la carga de trabajo. Han tenido que trabajar horas extra

¿Y cómo han procurado solucionarlo?

–Hemos hecho varias convocatorias para contratar agentes de seguridad. Pero no ha habido aceptación. Solo hemos llenado 35 de las 50 plazas. (El nuevo personal) ya está en entrenamiento. Hay un faltante. A eso se suman los empleados que, por en el caso de la Línea, fueron detenidos y ligados proceso o están prófugos. También los que renunciaron i abandonaron sus funciones. Son alrededor de 25 y, casi todos, de aduanas.

¿Han podido llenar las vacantes que dejaron los empleados involucrados en La Línea?

–La SAT suspendió la relación laboral con los que guardan prisión preventiva. No los remunera. Pero no puede contratar personal definitivo en esas plazas hasta que la culpabilidad de los sindicados que los tribunales determinen su culpabilidad. Solo puede nombrar personal interino. La institución está emplazada por el sindicato y eso la obligó a iniciar procesos judiciales para destituir a esos empleados. Es un trámite engorroso.

La queja de importadores, exportadores, gestores de aduanas y transportistas es que los vistas son pocos, pero también tardan más en ajustar las declaraciones de impuestos.

–Hay temor por lo sucedido en el caso de la Línea y eso hace más compleja la toma de decisiones. Pero también han otro factor. Antes los vistas simulaban las revisiones y, lógicamente, el trámite era más expedito. Ahora sí están inspeccionando la mercadería. Eso singifica que, aunque no hubiera aumentado la cantidad de selectivos rojo, igual se demorarían más.

¿Han considerado reducir el porcentaje de revisiones mientras agilizan el trámite?

–Sí, a los niveles de antes. Mientras tanto hemos enviado personal operativo –cuya función es contigencias o realizar operativos especiales– para acelerar las revisiones. Sin embargo, hay problemas que se salen de la competencia de la SAT. La falta de mantenimiento a la infraestructura de las portuarias hace que el tráfico de los furgones a los recintos fiscales sea irregular. Eso hace que nuestro personal a veces esté sobrecargado y otras veces tenga menos qué hacer.

¿Cómo hacer para que dar celeridad a las revisiones y, al mismo tiempo, asegurar que sean exhaustivas?

–Espero que, a finales de año, tengamos una solución tecnológica que nos permita realizar inspecciones no intrusivas, ágiles y eficientes. También lograr que las inspecciones de la SAT, el Ministerio de Agricultura, el de Salud y de Gobernación sean conjuntas. Eso significaría un ahorro de tiempo y haría más transparente el proceso.

¿Qué harán para reducir la discrecionalidad de los vistas?

–La institución trabaja en una tabla base de valores de las 180 mercaderías más trasegadas. La idea es establecer precios de referencia que permitan detectar mercadería subvaluada. Los agentes aduaneros quieren sumarse al proceso y tener acceso a esa tabla para prevalidar.

¿Modificarán los criterios de riesgo que determinan los selectivos rojo y verde?

–Tenemos que evaluar los criterios y elevarlos. Estamos analizando la posibilidad de introducir otros selectivos, como el amarillo y azul. Este último indicaría que la revisión de mercadería no se realizaría en el recinto fiscal, sino en la bodega del importador.

¿Cuánto espera que el tránsito en los recintos fiscales se normalice?

–Sentaremos las bases de los proyectos que echaremos a andar en dos meses. Esperamos resultados más tangibles a partir del segundo semestre del año. Es urgente contar con aduanas ágiles, eficientes y automatizadas que permitan (al país) competir con los puertos de la región.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

WP-Backgrounds by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann