string(0) "" string(110) "http://contrapoder.com.gt/los-carteles-constituyen-una-de-las-practicas-mas-nocivas-en-materia-de-competencia/"
Economía, Entrevista — mayo 6, 2016 at 7:00 am

“Los carteles constituyen una de las prácticas más nocivas en materia de competencia”

por

El Ejecutivo presentó la semana pasada la iniciativa de ley de Competencia ante el Congreso. Alfonso Miranda Londoño, director del Centro de Estudios de Derecho de Competencia (CEDEC), explica en esta entrevista cuáles son las prácticas más nocivas que debería prohibir la normativa.

Alfonso Miranda Londoño, director del Centro de Estudios de Derecho de Competencia. (Fotografía: Luis Soto / CP)

Alfonso Miranda Londoño, director del Centro de Estudios de Derecho de Competencia. (Fotografía: Luis Soto / CP)

¿Cuál debe ser el espíritu de una ley de competencia?

–Garantizar el derecho a la competencia no significa prohibir monopolios o grandes empresas, sino prácticas anticompetitivas o abusos por parte de los quienes ocupan posiciones dominantes en el mercado. Se trata de proteger el proceso mismo para incrementar la eficiencia del aparato productivo y asegurar a los consumidores acceso a una mayor cantidad de bienes y servicios a mejores precios. Es una normativa importante en el proceso democrático y la aplicación de una economía social de mercado.

¿Cuáles son las prácticas anticompetitivas más usuales?

–Las más nocivas son los carteles o acuerdos anticompetitivos de carácter horizontal. Se dan cuando empresas situadas en el mismo nivel del proceso productivo, en lugar de competir aguerridamente entre sí, coluden para imponer precios más altos o para prestar menos servicios. También cuando se reparten el mercado por áreas geográficas, por clientes o por segmentos de mercado. O cuando establecen cuotas de producción con el propósito de reducir la oferta y propiciar que los precios suban.

¿Cómo hace la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP)?

–Efectivamente. Lo que sucede es que no existe un mecanismo internacional de aplicación de normativa de competencia que sancione esa práctica. El Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT), de la Organización Mundial de Comercio (OMC), no lo incluye.

¿Qué otro tipo de acuerdos anticompetitivos hay?

–Hay otros dos. El primero es el acuerdo de ventas atadas o de cláusulas de pan y leche. Los oferentes no venden la leche si no les compran también el pan. Obligan a los consumidores a adquirir algo. Eso no debe confundirse con el empaquetamiento. McDonald’s, por ejemplo, ofrece combos de BigMc, papas fritas y Coca Cola, pero no hay problema porque es un paquete o producto nuevo, no entra acuerdo con otra cadena de comida rápida, y el consumidor puede comprar esos productos por separado.

¿Y el segundo?

–Los acuerdos de licitación pública. Se dan cuando todos los participan se ponen de acuerdo en que haya un ganador. Este tipo de alianzas perjudican al erario público y comprometen el desarrollo del país. No solo constituyen una práctica restrictiva de competencia, sino una acción criminal

Fotografía: Luis Soto / CP

Fotografía: Luis Soto / CP

¿Qué otros elementos son indispensables en una ley de competencia? 

–La normativa debe incluir un capítulo sobre conductas de abuso de posición dominante por parte de empresas que pueden afectar las variables y condiciones de mercado, tales como el precio, la cantidad, la calidad, la financiación… Un ejemplo de ello es cuando una empresa baja los precios por debajo de los costos para eliminar a sus competidores y luego subir el precio. O cuando discrimina y le otorga a un cliente un mejor precio que al otro sin que exista una razón económica que justifique la decisión, con el objetivo de eliminar a alguien del mercado.

Y un tercer capítulo debería ser el de las concentraciones empresariales. La ley otorga a la autoridad de competencia la facultad de revisar los procesos de fusión y consolidación. Es necesario ser cuidadoso a la hora de estructurar este régimen, sobre todo en economías pequeñas, para no restar competitividad a las empresas nacionales que compiten en el mercado internacional.

¿Y qué criterios deben seguirse para controlar las concentraciones empresariales?

–La autoridad de competencia revisa el 1 por ciento de las operaciones. En algunos casos, impone condiciones para mitigar los efectos de la concentración y en otros, los menos, prohíbe la concentración empresarial.

¿A qué atribuye la resistencia a la ley de libre competencia?

–Es necesario revisar la historia para darse cuenta que los que se oponen a su establecimiento son una minoría. La normativa es muy antigua en el mundo. Tuvo su origen 1890 cuando Estados Unidos aprobó la Ley Sherman Antitrust. Se desarrolló en Europa a partir del Tratado de Roma. Hoy en día casi todas jurisdicciones del mundo cuentan con una ley. Guatemala es el único país latinoamericano que no la tiene, a pesar de que el principio de libre competencia es reconocida por la Constitución, así como por los códigos de Comercio y Penal. Ha faltado voluntad política.

Fotografía: Luis Soto / CP

Fotografía: Luis Soto / CP

Algunos analistas consideran el anteproyecto enviado por el Ejecutivo al Congreso es una copia del manual de buenas prácticas de la Organización para la Cooperación y, por tanto, es más restrictivo que las leyes aprobadas por la mayoría de países.

–Es mejor tener una ley de competencia que no tenerla. Pero los legisladores deben darse cuenta que la norma debe ser estructurada con base en las características del país, de la idiosincrasia de su gente y del tamaño de su economía. La ley no debe colocar en desventaja a Guatemala en el mercado internacional.

Otra crítica es que la autoridad de competencia sería juez y parte en los procesos.

–Debe haber independencia entre quién investiga y quién sanciona. El esquema chileno es un buen ejemplo. Allí existe un fiscal económico que instruye la investigación y que presenta una denuncia ante un tribunal de competencia. Y este decide. Y el fallo puede ser impugnado ante la Corte Suprema de Justicia. El hecho de que la autoridad sea juez y parte puede propiciar que se vulnere, más fácilmente, el derecho de defensa y el debido proceso. Guatemala debería capitalizar la experiencia de otros países y evitar ese problema.

¿Qué cambios haría usted al anteproyecto de ley?

–Dividiría los acuerdos anticompetitivos y el abuso de la posición dominante del tema de las concentraciones empresariales. Y establecería umbrales definidos para evitar que la regulación de estas últimas frene el desarrollo del país. No hay que revisar operaciones pequeñas, solo grandes.

También adoptaría un sistema de análisis con base en la regla de la razón y no de la ilegalidad per se. El primero analiza la situación del mercado. Considera la naturaleza, el próposito y el efecto de la conducta. Toma una decisión con base en pruebas y permite una mejor defensa. El segundo define las conductas ilegales y la única defensa posible es negar que se incurrió en tales conductas.

Finalmente, recomiendo incluir excepciones para estabilizar los sectores básicos de la economía guatemalteca. Por ejemplo, el agrícola, que constituye una parte importante del producto interno bruto y de las exportaciones, y tiene que defenderse de las variaciones en los precios de los commodities. O las excepciones para permitir que los competidores se unan para investigar y desarrollar nueva tecnología, o para utilizar infraestuctura común. O excepciones de eficiencia.

 No le parece que la inclusión de excepciones puede dar lugar a cabildeos cuestionables.

–Siempre hay riesgos. Pero también los hay al aplicar una normativa de libre competencia con rudeza y afectar a las empresas y a la comunidad. Lo importante es nombrar a una autoridad independiente y técnica, que sea elegida por meritocracia y no pueda ser capturada por nadie. La política de libre competencia debe ser estatal y no gubernamental. No puede ser una herramienta de las autoridades de turno para ayudar a unos y perjudicar a otros.

¿Y cómo evitar que las autoridades de competencia revelen información empresarial a la que tendrían acceso?

–Estableciendo normas y sanciones.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

WP-Backgrounds by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann