string(0) "" string(45) "http://contrapoder.com.gt/esto-apenas-camina/"
Columnas, Juan Luis Font, Opinión — mayo 9, 2016 at 8:34 am

Esto apenas camina

por

Con la renuncia de Roxana Baldetti a la Vicepresidencia, exactamente un año atrás, se precipitó una recomposición del sistema político guatemalteco. Arrancó un proceso que hasta hoy ha dado para muchos titulares de prensa y para un buen número de capturas prominentes, ha revelado gran volumen de información sobre actos corruptos y ha puesto en evidencia que la codicia de los diferentes actores políticos y económicos es el auténtico motor de la gestión pública nacional. Pero en resumidas cuentas, es un proceso que ha arrojado muy pocos resultados reales para la población y también para la elite.

(Foto: Archivo - CP)

(Foto: Archivo – CP)

En parte porque la recomposición del sistema político ha sido insuficiente y la transformación demasiado lenta. Pero es necesario recordar que a eso apostó la élite económica y también el electorado a lo largo de la crisis política del 2015.

La idea era cambiar algunas cosas (una reforma modesta) e impedir una transformación traumática del sistema. Se eligió al candidato que mejor representaba esa opción.

Y hoy, los actores a cargo del libreto medianamente modificado apenas logran persuadir a nadie sobre sus logros y empieza a crecer la frustración por la escasa utilidad –como no sea la caída y encarcelamiento de los exgobernantes– de la acción colectiva a partir del 25A.

El discurso del presidente Jimmy Morales ante los primeros 100 días de su gobierno, reclama el reconocimiento de unos objetivos alcanzados (como el abastecimiento del sistema hospitalario nacional) que muy pocos notan e incluso otra institución pública, como el Procurador de Derechos Humanos, se atreve a contradecir.

Priva una sensación de falta de rumbo en el país y puede constatarse, sin demasiada dificultad, que en los nuevos administradores de la cosa pública escasean las habilidades para resolver las dificultades diarias. No digamos afrontar los problemas de fondo. Ni por asomo se contempla una discusión sobre cómo atajar la crisis de los diferentes sistemas previsionales de Guatemala, mucho menos hablar de dotar al sistema educativo público de competitividad a nivel de la región. Pero si incluso se notan contradicciones y dificultades de bulto para atender cosas más apremiantes.

Captura de pantalla 2016-05-06 a la(s) 16.23.11

A estas alturas, nadie sabe si entrará o no en funcionamiento la nueva terminal de contenedores en Puerto Quetzal, si finalmente se podrá exportar banano con regularidad desde Puerto Barrios, si las aduanas harán menos tortuosa la importación de mercaderías, si las licencias de construcción serán emitidas ya no digamos ágilmente, pero al menos sin tanta tardanza.

Y ante el riesgo de la confrontación real por los recursos naturales, simplemente no hay respuesta. En estos días, y merced a una resolución judicial, los generadores eléctricos también se sienten amenazados y no se encuentra en marcha ningún esfuerzo estatal por administrar

las diferencias sobre el uso del caudal de los ríos. Así, la ley de aguas es una quimera.

La prioridad del Ejecutivo parece encontrarse en acciones simbólicas como la fabricación de pupitres por parte del Ejército o las reuniones del presidente con la comunidad migrante en Estados Unidos.

Esto cuando en realidad el 2015 expresó una verdadera –aun- que minoritaria– demanda de cambio en el sistema político.

El rechazo a la corrupción fue el elemento cohesionador, un mínimo común denominador en la plaza, pero en realidad la exigencia fundamental era y sigue siendo dotar de eficacia al sistema de gobierno. Eso pasa por reducir la corrupción y castigar a los culpables, pero no se limita a ello. Se exige, se necesita y se busca que el modelo sirva para lograr la inclusión de la mayoría en la economía nacional y apuntalar la prosperidad de quienes ya están incluidos. Nada de eso parece ir encaminado a lograrse.

Más que gestos de bonhomía, más que juras y acciones simbólicas, más que noches de desvelo, urge rumbo y conducción pertinente. Urge proyecto.

Artículos Relacionados

Un Comentario

  1. Pingback: La caja de Pandora

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

WP-Backgrounds by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann