string(0) "" string(45) "http://contrapoder.com.gt/la-caja-de-pandora/"
Columnas, Fernando Carrera, Opinión — mayo 14, 2016 at 8:19 am

La caja de Pandora

por

El mundo despierta del letargo y el imperio de la ley empieza a surgir.

Fotografía: Luis Soto/ContraPoder

Fotografía: Luis Soto/ContraPoder

Una de las grandes compañías de nuestro país paga una multa, por impuestos atrasados, de Q800 millones. Los Panama Papers finalmente se vuelven públicos y eso abre la posibilidad de nuevas investigaciones por evasión tributaria y corrupción. Un juez liga a proceso al expresidente y a la exvicepresidenta de la república por diversos delitos vinculados a procesos de corrupción. Y el ministro de Ambiente, presenta una denuncia contra varios de los principales ingenios azucareros del país por desviar ríos en la costa sur…

Una sola de esas noticias, hace tan solo un año atrás, habría parecido algo totalmente imposible y, de haberse dado, hubiera creado un terremoto político equivalente al devastador temblor que destruyó nuestro país en 1976. Pero todas esas noticias juntas sucedieron en menos de 5 días y el país parece caminar, en vez de paralizarse y caer de rodillas. Es más, el conocido columnista y director de este medio, Juan Luis Font, se atrevió a afirmar que a pesar de todo eso no se ven signos de grandes cambios en el sistema político del país y que por el momento hay mucho ruido, pero pocas nueces. ¿Qué ha pasado entonces? ¿No ha pasado nada?

Lo que parece estar sucediendo es que alguien abrió la caja de Pandora. Y, al igual que en la leyenda antigua griega, se han desatado vientos huracanados y soltado demonios que abren espacio para algo extraño, tan extraño que nos parece prácticamente imposible. Eso extraño que surge de la caja de Pandora se llama imperio de la ley.

No todo es producto de lo que sucede en este pequeño territorio del planeta que llamamos Guatemala. El mundo está despertando de un largo letargo, luego de décadas de impunidad en cuanto al lavado de dinero derivado de la evasión fiscal, la corrupción y el crimen organizado. Estamos hablando de billones de dólares (millones de millones de dólares) que han ido a parar a los llamados paraísos fiscales, algunos dentro del territorio de Estados Unidos como el conocido caso del estado de Delaware, a pocos minutos de la capital norteamericana. Y esos trillones de dólares, además, son la expresión de la brutal concentración de la riqueza que se ha generado desde los años ochenta a favor del 0.1 por ciento de la población mundial.

…hacer que la ley esté por encima de cualquier poder político o económico, es crear una república como Dios manda.

El lavado de dinero seguirá siendo un buen negocio financiero (uno de los dos o tres negocios financieros más importantes en el mundo) por varios años más. Pero los vientos de cambio ya soplan y los demonios de la caja de Pandora se focalizan en los eslabones más débiles de la cadena. Guatemala es, sin duda, parte de esos eslabones débiles. Y por eso lavar dinero desde Guatemala producto, de la evasión tributaria y la corrupción, va a ser cada vez un negocio con mayores riesgos.

Adicionalmente a las tendencias globales, localmente hemos sido bendecidos con la presencia de una Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatema- la (CICIG) que ha tenido momentos de oscuridad, pero que hoy se encuentra en un momento de luminosidad incandescente. En alianza clara con instituciones clave como el Ministerio Público, la Superintendencia de Administración Tributaria, la Procuraduría de Derechos Humanos, la Contraloría General de Cuentas, el Ministerio de Gobernación y la actual Junta Directiva del Congreso, se ha creado un frente para luchar contra la impunidad y hacer que el imperio de la ley empiece a regir la vida social de nuestro país. No más excepciones para el cumplimiento de normas. No más protección para intocables debido a su poder político o económico.

El imperio de la ley contra el lavado de dinero ha salido de la caja de Pandora, en Guatemala y en el mundo. Y, en nuestro país, los demonios que salen de esa caja son realmente ángeles salvadores de la patria. Porque hacer que la ley esté por encima de cualquier poder político o económico, es crear una república como Dios manda.

Ya era hora, dirán algunos. Es la hora correcta, dirán otros.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

WP-Backgrounds by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann