string(0) "" string(64) "http://contrapoder.com.gt/rio-2016-recursos-publicos-y-opacidad/"
Columnas, Miguel González Moraga, Opinión — agosto 27, 2016 at 10:02 am

Río 2016, recursos públicos y opacidad

por

“…nada justifica que un atleta de alto rendimiento obtenga menos beneficios que un dirigente deportivo”.

Foto: Archivo/Contrapoder

Foto: Archivo/Contrapoder

Todos los días se divulga en el país algún hecho –con mayor o menor impacto– relacionado con la falta de transparencia en el uso de recursos públicos. Para la temporal indignación de algunos sectores, previo al arranque de los Juegos Olímpicos de Río 2016 se supo sobre la compra de equipaje para seis miembros del Comité Olímpico Guatemalteco (COG), además de la cantidad de dinero con la que viajaría cada uno de los 51 integrantes de la delegación: la dirigencia deportiva sería la más beneficiada casi en proporción de dos a uno frente a cualquier deportista.

ContraPoder optó por reportear, analizar y llevar en portada el segundo hecho en “Las diferencias en la asignación de gasto” y divulgó que el COG divide la distribución de recursos durante competencias o eventos deportivos en viáticos y gastos de bolsillo. Los primeros son para pagar hospedaje, alimentación y traslados cuando no corren a cargo de los organizadores, mientras los otros son para complementos distintos a los anteriores, como medicinas. No es necesario comprobar con facturas los gastos de bolsillo, aunque sí deben ser liquidados.

Los contrastes son abismales entre directivos y deportistas. Por ejemplo, al vocal III del COG, Rafael Antonio Cuestas, se le asignaron US$2,750 de gastos de bolsillo para 11.5 días en Río de Janeiro y al marchista Jaime Daniel Quiyuch US$920 por 11 días en viáticos (US$1,830 de diferencia), los que rehusó recibir y viajó con aportes de patrocinadores.

Quien más dinero tuvo para gastos de bolsillo fue Gerardo Aguirre, presidente del COG: US$5,160 para 21.5 días. Si un deportista quería extender su estancia en la sede de los Juegos Olímpicos debería correr con los gastos, como ocurrió con la gimnasta Ana Sofía Gómez.

En la pieza periodística fueron incluidas las declaraciones de dos marchistas y las de un diputado. Además, las de un periodista que viajó a Río de Janeiro con gastos a cargo de su medio (el COG llevó un equipo de cinco periodistas, incluidos dos delegados de asociaciones de prensa), las de un exviceministro de Deporte y hasta las del contralor general de Cuentas. Sin embargo, no se completó el tema con las explicaciones de algún miembro del COG, quienes se han caracterizado por ser escurridizos y ni siquiera atender todas las citaciones al Congreso de la República. Si se les consultó y evitaron brindar una reacción, eso debió consignarse en la nota.

Asuntos como el comentado evidencian la obligatoriedad de la prensa de fiscalizar más y mejor a instancias deportivas como el COG, el cual ha demostrado opacidad en el manejo del dinero, pese a que muchos de sus recursos provienen de fondos públicos. También ponen de manifiesto que nada justifica que un atleta de alto rendimiento obtenga menos beneficios que un dirigente deportivo.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

WP-Backgrounds by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann