string(0) "" string(48) "http://contrapoder.com.gt/los-pistos-del-estado/"
Columnas, Cristhians Castillo, Opinión — septiembre 9, 2016 at 3:34 pm

Los pistos del Estado

por
Foto: Archivo/Contrapoder

Foto: Archivo/Contrapoder

 

No hay tema de Estado que genere más posiciones encontradas que los recursos financieros que se destinan al cumplimiento de sus funciones. Cuando de pagar lo que cuesta lo público se trata, ahí todos se posicionan.

Del lado de los tributarios, la excusa es: como se lo roban, ¿para qué voy a pagar? Del lado del funcionariado, que las rigideces presupuestales, que los recursos no alcanzan o, que las leyes no permiten una ejecución ágil. Lo cierto es que cada año el calvario de ponerse de acuerdo respecto de cuánto hay que proveerle al Estado para que funcione, levanta al empresariado, políticos e interesados en recibir su tajada.

Como parte de los cambios en el país, el presupuesto para el 2017 no partió del techo presupuestal del año anterior más un pequeño ajuste, sino se diseñó desde la metodología del “presupuesto abierto”, que adaptada a la cultura guatemalteca, significó que cada quien llegara a las mesas de trabajo con su demanda y montos bajo el brazo.

El que grita más o tiene más apoyos extranjeros, parece que tragará más pinol.

Las prioridades presupuestales son un acuerdo político.
 Desde aquellas que se definieron en el pacto social fundante, pasando por las que están
 contenidas en leyes ordinarias, hasta llegar a las que establece cada gobierno en particular. ¿Las prioridades en este momento, responden a las necesidades históricas, a las promesas de campaña o a la agenda de política internacional?

En lo que va del gobierno del presidente Jimmy Morales, la política fiscal se puede resumir en cuatro pasos: para afrontar la transición, endéudese, coloque bonos y continúe operando mecánicamente, de todas formas no tiene plan de trabajo inmediato. Como la receta internacional es sostenibilidad financiera, reforme el ente recaudador y recupere tributos evadidos para seguir funcionando en su primer año; pero no basta con recuperación de impuestos no pagados, hay que elevar el monto de la recaudación de forma sostenible, impulse una reforma tributaria, si la logra, será bien evaluado para poder seguir endeudándose.

Esta fórmula permite comprar gobernabilidad momentánea, pero esconde la posibilidad de atender desde el Estado los déficits estructurales de atención a sectores vulnerables de la sociedad.

Esta ruta es la única explicación de porqué intentar discutir, casi al mismo tiempo, una propuesta de reforma tributaria y un presupuesto de ingresos y egresos de la nación. Además, podría explicar porqué un presupuesto que alcanza los Q79.7 millardos, requiere un endeudamiento de Q21.8 millardos que debe tener algún respaldo, o por lo menos dar las señales de confianza que habrá, en el futuro cercano, recursos frescos que garanticen la capacidad de pago del Estado.

El 81 por ciento de lo presupuestado es para gasto de funcionamiento y las prioridades son: seguridad y justicia con un incremento de Q 2.1 millardos respecto del año anterior; seguridad alimentaria y salud integral, que crece Q4.8 millardos, en los que se incluyen caminos rurales y mantenimiento de carreteras, el censo nacional y la red hospitalaria; y finalmente, generación de empleo, que aumenta en Q223.1 millones los presupuestos de los ministerios encargados de la sostenibilidad ambiental, la protección del patrimonio y el fomento del turismo, así como la ampliación de consulados.

El presupuesto es parte de la vieja política, ni ofrece una reducción drástica de gastos, ni se atreve a impulsar una agresiva inversión social, es conservador con énfasis en la persecución penal, para eso quieren su reforma tributaria, para mantener abiertas las ventanillas.

En este momento, como nunca antes, hay un espacio de oportunidad para discutir las finanzas del Estado de forma integral, no solo centrando el debate en el problema de los ingresos y el negocio del endeudamiento, sino proyectando un gasto fiscal con visión de mediano y largo plazo. Este es un verdadero tema de país, hay que aprovechar el momento.

 

 

 

Artículos Relacionados

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

WP-Backgrounds by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann