Columnas, Estuardo Porras Zadik, Opinión — septiembre 23, 2016 at 1:53 pm

Independencia, ¿de qué?

por

Consideraciones acerca de lo que conlleva ser libres, soberanos e independientes.

Foto: Luis Soto/Contrapoder

Foto: Luis Soto/Contrapoder

Hace 195 años Guatemala consigue la emancipación de España cuando los europeos criollos tomaron la decisión de quitarse el yugo de los peninsulares y proclamaron la independencia de la Corona. Hoy, nos corresponde evaluar si somos realmente independientes.

El resultado de la separación de la Corona pudo no ser el esperado, sin embargo, con este pequeño paso, Guatemala se encaminó a ser más autónoma. Más importante aún que la proclamación de nuestra soberanía, son los pasos que hemos dado durante los 195 años de ser independientes. Hemos avanzado con  paso firme en el levantamiento de los pueblos mayas, la lucha popular que culmina en el conflicto armado interno y con los Acuerdos de Paz. Este ha sido un camino que hoy nos define y nos obliga a entenderlo para no repetirlo nunca más. La Guatemala de hoy, gracias a la experiencia por la senda de la libertad, es una nación más democrática. Somos un país donde el derecho al voto es universal, donde la mujer por fin tiene, aunque sea de manera nominal, los mismos derechos que un hombre. Nos hemos convertido en una sociedad donde la libertad de expresión es una garantía constitucional. No hay duda de que 195 años de emancipación nos han permitido cimentar las bases para, algún día, ser realmente independientes.

Guatemala se separó de la península ibérica, pero no logró liberarse de la pobreza, la ignorancia y la corrupción. Hoy tenemos un país subdesarrollado, desigual, pobre, enfermo, olvidado por sus líderes, sumido en la corrupción y la anarquía. ¿Qué tipo de independencia celebramos? ¿Cómo podemos llamarnos independientes cuando nuestros hospitales son incapaces de atender las necesidades básicas de nuestros hermanos? Cientos de miles de guatemaltecos se acostarán con hambre esta noche al igual que cientos de miles de niños no tendrán la oportunidad de asistir a una escuela, ya sea por falta de cobertura y recursos del Estado o por el simple hecho de que deben trabajar desde una temprana edad. Esta es nuestra “independiente” patria; la que hoy exporta a sus compatriotas y los convierte en el mayor generador de divisas que crea una dependencia total de los amigos del norte. Jamás seremos independientes, mientras vivamos de lo que nuestros hermanos lejanos nos mandan en remesas o mientras no podamos producir lo que consumimos. Entonces, esta independencia ¿de quién y para quién es?

Ahora bien, el 15 de septiembre de 2016 el término “independencia” cobra un nuevo matiz. Hoy deja de ser una palabra ideológica y se convierte en una palabra de igualdad. En vez de ser sometidos a un demagógico discurso cívico por parte del presidente Jimmy Morales, –quien desde el principio se mostró fanático del juramento a la bandera–, este debió usar sus redes sociales y dirigirse a la población para abordar el posible involucramiento de su círculo familiar más cercano en un caso de corrupción. Guatemala empieza a ser independiente de la corrupción y de los privilegios, que son la raíz de nuestro estancamiento. El país ahora somete a sus líderes al escrutinio de la ley. Basta con echar un vistazo y hacer un recuento de quiénes han sido arrastrados por el tsunami de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) y el Ministerio Público, para vislumbrar un país mucho más libre, capaz de salir del subdesarrollo.

Pero aún falta. Y dependerá de nosotros  ser independientes o no. Este no es un tema de cortar con la Corona, de los españoles criollos, de la dictadura militar o de la entelerida era democrática. Este es un tema de una Guatemala igual para todos, donde las oportunidades y el estricto cumplimiento de la ley se convierten en horizontales. Para ello, todos y cada uno de los sectores influyentes debemos independizarnos de las cadenas que no permiten el progreso, el cual debiese ser sinónimo de “independencia”.

Artículos Relacionados

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

WP-Backgrounds by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann