Así me convertí en... — septiembre 25, 2016 at 9:00 am

Así empezó el camino de Amorfo Cómics

por

La afición por la literatura de terror, los cómics y el rock metal unió sus caminos. Pablo Luján quería editar historietas, Byron Quiñónez había escrito una trilogía de novelas policiacas con elementos sobrenaturales y Byron Zúñiga tenía el arte para darle vida a los personajes y eventos de esas historias. Así nació el primer producto de la editorial. Escrito por Elsa Coronado, a partir de la entrevista con los personajes.

ASI EMPEZO EL CAMINO01

Nuestra alianza comenzó en 2014. No nos conocíamos antes, pero nuestro interés por la lectura de novelas, cómics, series y películas de terror nos hizo coincidir.

Pablo Luján, director de la editorial Amorfo Cómics, fue quien nos reunió a todos. Él era disc jockey (DJ), pero en su mente crecía la intención de establecer una empresa que generara historietas hechas en Guatemala. Pero no tenía historias, autores ni dibujantes.

Su constante búsqueda de nuevo material para leer lo llevó a encontrar la trilogía de libros escritos por Byron Quiñónez, bajo los títulos Perro en llamas, Aquí siempre es de Noche y Fauces, que fueron escritas en 2008, 2009 y 2014, respectivamente. Luján y Quiñónez hicimos un trato para transformar esos textos en historietas gráficas.

Encontrar a un ilustrador no resultó fácil. Casi todos los que se acercaban sabían dibujar, pero no interpretar un texto para crear escenas reales de terror o suspenso. Entonces apareció Byron Zúñiga. Luján lo encontró en un local de la Expo Comic On, la actividad que reúne a los fanáticos de las historietas.

Él exponía sus dibujos y aunque estaba acostumbrado a hacer a personajes de anime japonés, aceptó unirse al proyecto.

Muchos de los acontecimientos que describen, aunque tienen como origen pesadillas personales, coinciden con hechos de la realidad nacional.

Hacer la primera les tomó nueve meses. Hubo que concebir a cada personaje, porque el libro daba una descripción, pero tenían que decidir qué rasgos físicos iba a tener y su vestimenta, entre otras cosas. Todo esto, desde el personaje central que es el detective José Abel Rosanegra, hasta aquellos que impregnan de terror las escenas –como el señor de los perros, los criminales, sus víctimas– y los hombres que se transforman en licántropos.

Fueron semanas de ver los artes que trazaba Zúñiga, de hacer cambios en sus expresiones, en la forma de las manos, en la mirada, en la posición en la que se encontraban y en cada detalle, cuadro por cuadro. Quiñónez tuvo que reescribir su obra para adaptarla al cómic, porque no todas las escenas tenían diálogos.

El primer libro (Perro en llamas) tiene 82 páginas, pero al convertirlo en material ilustrado, subió a 140. No creció en volumen solo por los dibujos, sino porque se escribieron textos complementarios que no tenía la obra original.

El segundo libro se presentó en la pasada Feria del Libro, en julio de 2016. Ese tomó cinco meses de trabajo. El último de esta trilogía saldrá en 2017.

Quienes los lean podrán identificar que los personajes recorren el Barrio el Gallito de la zona 3, el Pasaje Rubio y el bar El Portalito, o el antiguo Palacio de la Policía Nacional Civil, en la zona 1 de la ciudad. Muchos de los acontecimientos que describen, aunque tienen como origen pesadillas personales, coinciden con hechos de la realidad nacional.

Otros datos de la editorial

ASI EMPEZO EL CAMINO02
  • Pablo Luján, de 38 años, fue el director del proyecto y es el fundador de Amorfo Cómics. El nombre de la editorial se desprende de la primera palabra que es “anormal”. Un elemento que impregna la primera trilogía que publican.
  • Byron Quiñónez, de 46 años, es un escritor y periodista cultural. De su trilogía de historias policiacas de terror sobresale Aquí siempre es de noche, que ganó el primer lugar de la tercera edición del Premio Nacional de Novela Corta, Luis de Lión, en 2009.
  • Byron Zúñiga, de 30 años, es tatuador e ilustrador. Estaba acostumbrado a dibujar a personajes de Marvel Cómics o del manga Dragon Ball Z. Esta es la primera vez que ilustra una novela de terror.
  • Amorfo Cómics no tiene una oficina. Por ser un proyecto naciente, su director, el escritor y el dibujante, trabajan desde sus casas. La tecnología les ayuda a mantener una comunicación constante para entrega de los textos y los artes gráficos. De cada libro han impreso 500 copias.
  • Las historias de Byron Quiñónez, el autor de la trilogía de historias en la que se basan los cómics, parten de sus pesadillas o de aquellos autores que marcaron su niñez, Edgar Allan Poe o Héctor Gaitán, de La calle donde tú vives.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

WP-Backgrounds by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann