Consultorio médico — octubre 4, 2016 at 1:46 pm

La impresión 3D: en beneficio del cuerpo humano

por

Ya ha sido utilizada para cirugías cardiacas, reemplazo de huesos, reconstrucciones cosméticas y prótesis de extremidades.

En colaboración con University of Colorado Medical School

¿Qué haría si pudiera crear cualquier cosa con sólo presionar un botón? Con la impresión tridimensional, más conocida como 3D, es posible. Esta nueva tecnología representa una gran promesa para el campo de la medicina y podrá algún día, no solo ahorrar tiempo y dinero, salvar vidas.

La impresión 3D es una manera de crear objetos tridimensionales al imprimir capas delgadas repetidas de un material específico. Utilizando un diseño virtual del objeto que se quiere crear, uno puede construirlo usando la impresión tridimensional. La impresión 3D ha existido desde 1984. Sin embargo, el rango de posibles usos la han convertido en una realidad ya que la tecnología es accesible y económica. La impresión 3D ya ha sido utilizada para crear carros, maquinarias y objetos caseros. Se  utiliza también  para hacer implantes y reemplazos de tejido en humanos. Todavía es necesario hacer pruebas rigurosas, pero esta tecnología podría cambiar la cara de la medicina que conocemos ahora.

Estos productos ya han sido utilizados para cirugías cardiacas así como para diversos tipos de cáncer, reemplazo de huesos, reconstrucciones cosméticas y prótesis de extremidades. Un ejemplo de su uso es el trabajo de la Universidad de Waterloo en Ontario, Canadá. Los científicos crearon una impresora 3D que puede producir articulaciones e implantes biológicos que están hechos del mismo material que los huesos humanos. Los investigadores creen que estos pueden tener mejor adherencia a las células del paciente y crear un substituto más estable y duradero de lo que está disponible actualmente. Otro ejemplo viene del Hospital Príncipe de Gales en Sídney, Australia. Lo cirujanos de este hospital han utilizado dos vértebras de titanio impresas en 3D para reemplazar las de un paciente con cáncer. Ambos ejemplos demuestran que un futuro con órganos 3D impresos es posible –reducen el tiempo de espera en las listas de donantes y quizás también lleve a mejores tasas de supervivencia–.

Pese a que la impresión 3D parece ser el futuro de la medicina hay algunas preocupaciones. Los investigadores del Instituto De Tecnología de Illinois encontraron que la impresora emite pequeñas partículas que las agencias federales clasifican como peligrosas y pueden tener mayores riesgos asociados, que incluyen cáncer. Estas partículas pequeñas son producidas cuando se derriten ciertos tipos de plásticos en el proceso de impresión. Para asegurar que los beneficios sean mayores que los riesgos, las compañías deberían investigar como continuar con la impresión 3D de una manera sana y segura, no solo por los pacientes,  también para aquellos que operan las máquinas.

Si se asegura la seguridad de la impresión 3D, las aplicaciones de esta tecnología no tendrán límites. Quizás la aplicación más emocionante puede ser la capacidad de crear reemplazos corporales completamente personalizados. El cuerpo humano es único, entonces ¿por qué deberían ser únicas también las prótesis que se utilizan? Porque la impresión 3D puede proporcionar soluciones para las rarezas en cada uno de nosotros.

 

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

WP-Backgrounds by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann