string(0) "" string(62) "http://contrapoder.com.gt/el-contrabando-un-problema-nacional/"
Andrés Castillo, Columnas, Opinión — octubre 6, 2016 at 12:24 pm

El contrabando, un problema nacional

por

El trasiego ilegal de mercadería no solo merma los ingresos fiscales. Financia al crimen organizado y pone en riesgo la salud de los guatemaltecos.

Foto: Archivo CP

Foto: Archivo CP

El contrabando se ha vuelto un problema de seguridad nacional. Constituye una fuente de financiamiento para el crimen organizado, una competencia desleal para la industria y el comercio, atenta contra la salud del consumidor, afecta los ingresos tributarios del Estado, alimenta la corrupción y disminuye las oportunidades de empleo formal en nuestro país. ¿Le parece poco?

La Comisión Nacional contra el Contrabando (Conacon) –a cargo de la Vicepresidencia de la República y donde se reúne buena parte de los funcionarios a discutir propuestas, políticas nacionales, planes y acciones en contra del contrabando– no funciona desde que se descubrió y desarticuló La Línea. Llevamos años presenciando este creciente peligro sin que las autoridades hayan logrado combatirlo de manera eficaz y contundente, ya que algunos de los altos funcionarios han sido parte de la estructura y negocio de contrabando. 

De acuerdo con estimaciones muy bien sustentadas, el Estado deja de percibir alrededor de Q15 millardos anuales en impuestos por mercadería que es trasegada a través de 113 pasos ciegos en las fronteras guatemaltecas. De estos 113 pasos identificados (lo cual no significa que no haya más), 54 están en la frontera con México, 29 con El Salvador, 22 con Honduras y 8 con Belice. Si sabemos que están allí, ¿por qué no se interviene en estos? ¿Por qué las autoridades no actúan directamente atajando el paso de los contrabandistas? En estos pasos ciegos no solo pasa mercadería de contrabando, también se trasiega drogas, armas e incluso indocumentados.

La Cámara de Industria de Guatemala estima que anualmente ingresan unos 11 millones de litros de aceite vegetal, 1.2 millones de litros de licor, 2.6 millones de sacos de cementos, 45 millones de libras de azúcar, más de 80 millones de galones de gasolina y más de 60 millones de unidades de cigarrillos. También ingresan ilegalmente medicamentos, combustibles, aguas gaseosas, pastas, granos básicos, leche para niños, pollo, harinas, cerveza, baterías y acumuladores. En fin, la lista es extensa, pero el punto es que combatir el contrabando debería ser una decisión firme y permanente.

De inmediato se piensa en el impacto que el contrabando tiene para el fisco. Esto es importante, pero hay otros aspectos más importantes como el aumento de la inseguridad, la disminución de empleos formales, los riesgos a la salud de los consumidores y la pérdida del mercado nacional por el cierre de negocios debido a la competencia desleal que el contrabando representa. No puede pasarse por alto un problema de estas dimensiones, ya que afecta distintos temas de mucha relevancia e impacto para el país. Debemos seguir señalándolo con la contundencia y la importancia que tiene, hasta que veamos que las autoridades asuman su responsabilidad como corresponde.

El contrabando hay que enfrentarlo de forma integral: desde el punto de vista económico, fiscal, de salud, de seguridad y de lucha contra la corrupción. ¡Pero sobre todo hay que abordarlo con los pantalones bien puestos!

No debemos esperar más. Por lo menos tres medidas deben ser adoptadas lo antes posible para terminar con este flagelo tan dañino para los guatemaltecos. La primera es contar con una política nacional contra el contrabando; la segunda, implementar y aplicar la Ley de Aduanas para que se agilice el decomiso y la destrucción de mercadería ilegal; y la tercera, institucionalizar la Conacon.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

WP-Backgrounds by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann