string(0) "" string(46) "http://contrapoder.com.gt/si-taracena-no-gana/"
Gustavo Berganza, Opinión — octubre 12, 2016 at 6:26 pm

Si Taracena no gana

por

La lucha por la Presidencia del Congreso plantea el antagonismo entre quienes desean profundizar la reforma y la depuración, y quienes desean frenarlas.

 

Foto: Dafne Pérez - CP

Foto: Dafne Pérez – CP

En estos días, el Congreso de la República decidirá si Mario Taracena continúa en la presidencia o si lo reemplaza Javier Hernández, del Frente de Convergencia Nacional (FCN-Nación), o Fernando Linares Beltranena, del Partido de Avanzada Nacional (PAN). Es una elección en la que hay que escoger entre continuar con el proceso de depuración y reforma, o frenarlo y, eventualmente, revertirlo.

Ha sido gracias a Taracena, respaldado por la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), que se pudo eliminar decenas de plazas fantasma en el Legislativo y aprobar cambios profundos a la ley de este organismo, que limitan el crecimiento del personal administrativo y el nepotismo, y le cierran la puerta al transfuguismo de diputados.

Durante su presidencia se han aprobado, también, una serie de reformas a la Ley Electoral y de Partidos Políticos que limitan la influencia del capital privado en las elecciones, abren el acceso a los medios para todos los partidos, ponen freno al crecimiento en el número de diputados, le dan más herramientas al Tribunal Supremo Electoral para fiscalizar a los partidos y, lo que es muy importante, reducen considerablemente el poder pernicioso de Ángel González en las campañas electorales.

Taracena no es perita en dulce: como la mayoría de los diputados de la actual legislatura, viene de la vieja política. Militó en la Unión del Centro Nacional (UCN) de Jorge Carpio, en el PAN de Álvaro Arzú y en el de Leonel López Rodas, y se sumó a la UNE durante la campaña que llevó a la Presidencia a Álvaro Colom y en la que cogobernó Sandra Torres. Sin embargo, tal como sucedió con la fiscal general Thelma Aldana, supo leer los signos de los nuevos tiempos, y como Aldana se convirtió en uno de los pilares del cambio.

A Taracena le ha ayudado su carácter impetuoso y por momentos, irreflexivo. Gracias a ello, conocimos los listados de empleados del Congreso y los salarios que ganaban debido a los lesivos pactos colectivos que gobiernan las relaciones laborales en ese organismo.

Su carácter ha trabajado también en su contra, ya que le ha generado una poderosa animadversión entre sus compañeros, que resienten lo que ven como autoritarismo y falta de consideración hacia ellos. También le ha granjeado la enemistad de la secretaria general de la UNE, Sandra Torres, quien parece celosa de la proyección política y simpatía en la opinión pública que este ha ganado con sus acciones. Además, Torres resiente la autonomía que se ha tomado Taracena, quien ha contradicho compromisos adquiridos por ella. Tal es su animadversión hoy, que ella misma promueve a otro de sus diputados como alternativa para la presidencia del Congreso.

FCN-Nación desea presidir la directiva del organismo y ha empezado la labor de cabildeo a favor de su jefe de bancada, Javier Hernández. FCN-Nación apuesta a que el Movimiento Reformador (MR), formado por exmilitantes fieles a Alejandro Sinibaldi y TODOS, controlado hoy por Felipe Alejos, se sumarán a su iniciativa para desbancar a Taracena. De no cuajar esta coalición, el otro camino que tienen es el de apoyar a Fernando Linares Beltranena, del PAN. En ambos casos, lo que se anticipa es una Junta Directiva que puede ser más perjudicial que positiva para el país.

Recordemos que FCN-Nación se reforzó con diputados electos en los listados de Libertad Democrática Renovada (LIDER) y de los cuales hay 8 con antejuicios. Es una bancada que integra a Édgar Ovalle, un militar acusado por las ejecuciones extrajudiciales perpetradas en la antigua base de Cobán. Recientemente se ha sumado otro militar, Herbert Armando Melgar, a quien se atribuye haber ordenado integrar un cuerpo paralelo a la Secretaría de Asuntos Administrativos y de Seguridad (SAAS) para espiar a periodistas, militares y activistas sociales. En el caso del PAN, Linares Beltranena ha propuesto una iniciativa para expulsar a extranjeros que se inmiscuyan en asuntos políticos del país. También propuso la construcción de un cerco en la frontera sureste del país, para impedir el paso de migrantes.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

WP-Backgrounds by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann