string(0) "" string(68) "http://contrapoder.com.gt/en-el-pais-hay-un-rico-por-cada-77-pobres/"
Columnas, Miguel González Moraga, Opinión — octubre 13, 2016 at 7:00 am

En el país hay un rico por cada 77 pobres

por
Contraenfoque

En Guatemala, se ha dicho infinidad de veces, no hay suficientes estadísticas que permitan comprenderla para así formular políticas que combatan las desigualdades desde lo público o en alianza con el sector privado más el apoyo de la cooperación internacional. Más que la cándida metáfora del clásico de Disney La dama y el vagabundo, con la representación de un perrito y una perrita en la portada de ContraPoder 174 (7 de octubre de 2016), lo que confirmé al leer el reporte fueron las asimetrías sociales del país.

En “¿Rico o pobre? El nuevo estudio de niveles socioeconómicos en Guatemala”, el cual estuvo a cargo de la empresa Prodatos, se muestra que por cada persona rica en el país hay 77 pobres.

La pieza periodística reporta que “el sector alto” (clasificado como CA, B1 y B2) lo integra el uno por ciento de la población y sus ingresos mensuales oscilan entre Q45 mil y Q125 mil. Ese pequeño segmento, se colige del estudio, es poco educado: solo una quinta parte cuenta con título universitario.

El “sector medio” (clasificado como C1, C2 y C3) representa el 22 por ciento de la población, con ingresos mensuales de entre Q11,500 y Q28 mil. En la nota del semanario no se divulgó el porcentaje de calificación educativa, para compararlo con el bloque superior.

“Como cereza del pastel, ContraPoder reproduce un cuestionario para que cualquier persona lo llene y salga de dudas sobre en qué segmento social se ubica”.

El piso inferior o “sector bajo” (D1 y D2) es el grueso de la población: 77 por ciento, con ingresos mensuales de Q1,600 a Q6,400. El primer dato es menor al salario mínimo para la ciudad (Q2,644) y el segundo, apenas alcanza para cubrir la Canasta Básica Vital o Ampliada (la cual incluye, además del mínimo alimentario, servicios básicos como agua, luz, vestuario, vivienda, salud, transporte, recreación y educación, según el Instituto Nacional de Estadística), que se calculaba a finales de septiembre en Q6,982.

Entre los abundantes datos, también se resalta que el 45 por ciento de las personas consultadas por Prodatos sostienen que no está bien que la mujer trabaje fuera de la casa. Además, que en los sectores medios y bajos, la limpieza de la casa está a cargo de “mamá”. Machismo puro y duro.

Como cereza del pastel, ContraPoder reproduce un cuestionario para que cualquier persona lo llene y salga de dudas sobre en qué segmento social se ubica. Deberá responder, entre otras interrogantes, si tiene teléfono celular de factura o tarjeta y si posee casa de descanso fuera la ciudad. No contar con visa de ingreso a Estados Unidos, por ejemplo, equivale de entrada a estar ubicado en el segmento D1. Ojo: el “preguntón” es de 2013, pues la encuestadora no facilitó uno actualizado.

Los datos los tomo como una fotografía representativa de lo urbano, no de la totalidad del país, donde las diferencias son más profundas. Para tener una visión más certera de cómo somos quienes habitamos el país, tendremos que esperar a conocer los resultados del Décimo Segundo Censo de Habitación y Séptimo de Vivienda, anunciados para llevarse a cabo en noviembre y diciembre de 2017.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

WP-Backgrounds by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann