Cultura, Fotosíntesis — octubre 22, 2016 at 9:18 am

Asientos honorarios

por

 

21octubre2016FotosíntesisAsientoshonorarios

 

Nuestro pluralismo tardío –tardío porque que ha nacido con unos treinta o cuarenta años de retraso, y porque realmente nunca termina de nacer ni presumiblemente lo hará jamás– ha conseguido no obstante una victoria. Ha conseguido que se cambie el nombre del Estadio Mateo Flores a Doroteo Guamuch Flores.

 

Es una victoria por lo menos simbólica. Por ser simbólica es inmedible, ha de saberse, pero a la par trae consigo una modestia: la de confirmar más la excepción, que la regla. Así pues, el cambio de nombre de Mateo a Guamuch no representa ni tutela una metanoia nacional. Más bien ha servido de ocasión para que salgan, ya con arsénico, toda clase de belicismos discriminatorios, según pudimos pronto comprobar.

 

Hablábamos el otro día con mi esposa que aquí una persona tiene que tener los ojos azules para que le viralicen el secuestro. Es evidente que la manera en que se perfilan y expeditan los asesinatos en Guatemala tiene un componente racista y clasista. Aquellos que no han nacido en determinada esfera de poder o influencia viven fuera de la catedral de la riqueza, educación, seguridad, salud, justicia y comunicación. Y no es secreto –aunque son legión los que pretenden meter convenientemente el dato debajo de la alfombra– que la gran mayoría de estos derrelictos sociales son indígenas. Para los indígenas las sirenas nunca suenan. Decir esto es para algunos una cosa de facciosos.

 

¿Deflacionará, se derretirá el glaciar del racismo alguna vez, o estaremos condenados a lo perpetuamente pírrico? En un sentido es cierto que la figura del noble Doroteo Guamuch se ha beneficiado del no menos noble cambio de nombre del Estadio, pero en muchos otros sentidos no. Ciertamente, no en los sentidos económicos y materiales, como ya se dijo hasta el hartazgo. Más han ganado, pareciera ser a veces, los pluralistas exaltados, que han podido quitarse sus yelmos heroicos y mesiánicos, y decir, desde su dorada progenitura transformacional: chicos, hemos ganado.

 

Creo que es por lo mismo que he elegido esta foto, para la presente Fotosíntesis. La misma nos muestra (según me explica Vinizzio Rizzo, el autor de la imagen) los asientos honorarios que pertenecen a la familia de Doroteo Guamuch Flores. Por un lado, hay un gesto emblemático ahí –ya es algo– pero de otra parte uno mira la plasta de cemento, los dos asientos modestos y raquíticos, y entiende lo vulnerable de toda la situación. No es que estemos pidiendo, tampoco, el palco real de la Escuela Española de Equitación de Viena o el de la Ópera de Budapest, simplemente nos estamos montando sobre la imagen, para transmitir una metáfora social. Cuando se les da asientos honorarios a los indígenas, ¿qué se les está dando, realmente?

 

 

facebook.com/maurice.echeverria

fotosintetizador.blogspot.com

 

 

 

Artículos Relacionados

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

WP-Backgrounds by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann