Estuardo Porras Zadik, Opinión — noviembre 3, 2016 at 7:00 am

Solo dejé de ser indiferente

por

El no pensar como borrego y no identificarte con una etiqueta, te hace peligroso para el statu quo.

Estuardo-Porras-

Un amigo y lector me alienta a continuar expresando mi punto de vista, mis convicciones y mi postura. Pero a la vez me recuerda, en una amable y breve nota, que: “Universidades, partidos, religión, amigos, familia serán tus detractores”. Un detractor es aquel que se opone a una opinión, punto de vista o ideología y la desacredita. Este vaticinio me preocupa, pero también me llena de satisfacción por el simple hecho que ya algunos empiezan a ver con buenos ojos que se cuestione nuestra condición existente y saben que lo indefendible se defiende desacreditando, desprestigiando, marginando, dividiendo y conspirando en contra de aquel que se atreva a cuestionar  lo que la mayoría prefiere ignorar.

No soy político, no pertenezco a ninguna gremial o sector organizado y mucho menos hablo en representación de algo o alguien. Mi postura es clara, personal  y ya por mucho tiempo ha sido pública. Algunos, en círculos cerrados y a mis espaldas, se preguntan ¿quién soy?, ¿por qué lo hago?, ¿qué me pasa? y hasta se animan a aseverar que estoy empecinado en una tarea de destrucción y no de construcción. Muy pocos, pero de talla muy grande, inclusive sin haberme conocido personalmente, me han declarado ser el “enemigo”. Gracias, Juan Carlos, por hacerme ver que el camino del cambio es difícil, que las costumbres por dañinas que sean para la mayoría se han convertido en ley, independientemente de su irracionalidad. Pero de igual manera, muchas gracias por tu apoyo.

¿Cómo podemos construir sobre cimientos falsos? Nuestra sociedad, nuestra economía, nuestra política y nuestro Estado están plagados de desfiguraciones que no permiten que Guatemala avance. De igual manera, suficiente tiempo ha transcurrido para concluir que los tanques de pensamiento –independientemente del sector que representan o de su ideología–, no han logrado el consenso que se requiere para impulsar una propuesta viable y sostenible. Ideas, iniciativas y gestiones de los diferentes sectores de nuestra sociedad, no han sido escasas. Sin embargo, los detractores de los que hoy me advierte mi querido amigo, han decapitado cualquier intento real de cambio.

Es a ellos –sus modelos, su actuar, su peculiar forma de abordar la problemática nacional y, lo que es más preocupante, su manera de defender sus intereses sin tomar en consideración los derechos y el bienestar de los demás–, a quienes me dirijo. Mi opinión y crítica van sin ideología, ya que estoy convencido de que tanto izquierda como derecha están en deuda con el país. No es nada en contra de una persona en lo individual, de un sector en particular o de una agrupación. Mi postura va en contra de todo lo que violenta los derechos de los demás y de lo que no permite que salgamos de nuestra condición actual. ¿Por qué lo hago? Por la sencilla razón que amo a mi país y amo a mis hijos; y mis principios y convicciones se niegan a continuar con la indiferencia y heredar una Guatemala como la que hoy tenemos.

¿Cómo cambiamos de rumbo, si no estamos dispuestos a reconocer nuestros errores?  Este proceso es difícil y requiere que cada uno de nosotros asumamos nuestra responsabilidad en la historia. La crítica no es más que una oportunidad de cambio, de diálogo, de debate, de construcción. Las cosas no están bien y considero que al menos en este punto, estamos de acuerdo. Es en cómo identificamos nuestros errores en donde fracasamos, ya que si no somos capaces de entender cómo llegamos a donde hoy nos encontramos, seremos incapaces de salir de ahí.

En ningún momento seré yo el detractor de quienes intentan construir una mejor Guatemala. Yo no critico a quien construye. Mi intención es aportar al debate, con ideas que cuestionan nuestro pasado y retan a quienes se encuentran en la posición de construir un mejor país. Este reto les puede servir para construir o para destruir, todo depende de qué tanto quieran cambiar y sacar adelante a Guatemala.

Artículos Relacionados

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

WP-Backgrounds by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann