string(0) "" string(32) "http://contrapoder.com.gt/24287/"
Economía, Entrevista, Uncategorized — noviembre 7, 2016 at 12:00 pm

Brignone: “No conozco a Juan Carlos Monzón”

por

Juan Carlos Monzón, ex secretario privado de Roxana Baldetti, asegura que Gustavo Brignone pactó una comisión de US$7 millones para asegurar que el Gobierno Patriota le adjudicara un contrato de control migratorio. Esto es la postura del chief executive officer de Security Assistance Group (SAG) a los señalamientos y explica su relación con los exembajadores José Luis Chea y Julio Ligorría.

 

Gustavo Brignone

Por Jessica García Kihn y Alicia Álvarez

El Ministerio Público (MP) y la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig) presentaron el caso denominado Cooptación del Estado el pasado 2 de junio. Durante la conferencia de prensa, señalaron una supuesta negociación anómala entre el Estado y la empresa suiza SAG. El contrato habría sido rescindido unos meses después de su firma por el entonces minsitro de Gobernación, Mauricio López Bonilla.

La fiscal general, Thelma Aldana, indició que la empresa habría pactado una comisión de US$7 millones por la adjudicación del contrato y que ya se había realizado un pago de US$350 mil. Gustavo Brignone, CEO de SAG, negó rotundamente estos señalamientos.

El 20 de octubre, Prensa Libre publicó una nueva entrevista con Juan Carlos Monzón en la que reveló nuevos datos acerca del contrato migratorio. Brignone habló con ContraPoder para aclarar la situación de SAG y el contrato.

Juan Carlos Monzón declaró, desde su celda, que SAG pactó una comisión con el expresidente Pérez Molina y un exembajador para obtener el contrato. ¿Qué responde a estos señalamientos?

–Nosotros no hemos participado en un acto ilegal. También reitero que ningún funcionario de gobierno nos solicitó dinero a cambio de una licitación. Sería extraño que si hubiéramos participado en alguna negociación ilícita, las autoridades rescindieran el contrato como lo hicieron.

Monzón confesó que él era el encargado de gestionar la comisión. ¿Qué sentido tiene que él se acuse a sí mismo de haber gestionado la coima?

–No lo sé. Sería bueno preguntárselo a él.

Pero Monzón dijo que se acordó la entrega de US$1 millón al inicio del contracto y de US$6 millones durante los siguientes cinco, a razón de US$83 mil mensuales.

–Esa es otra pregunta que es para él. Nosotros no hemos pactado nada que tenga que ver con eso.

Monzón asegura que el mismo mes que firmaron el contrato, Roxana Baldetti le dijo que el entonces ministro Mauricio López Bonilla lo presentaría con usted. ¿Cuál era la intención de López Bonilla de que entrara en contacto con el exsecretario privado de la vicepresidencia?

–El ministro no me ha presentado a nadie. Tampoco son ciertas estas declaraciones.  Ni siquiera conozco al señor Monzón o a alguno de los detenidos.

Monzón habla de un exembajador. En medios se han hablado de dos personas, José Luis Chea Urruela y Julio Ligorría. ¿Qué relación tiene SAG con estas personas?

Ninguna. Conocí al embajador Chea cuando era comisionado de inversión extranjera. Nos invitó a una reunión en Guatemala con otros 15 empresarios para presentarnos las bondades del país en materia de inversión. Luego nos giraron a cada uno a las áreas específicas de cada una de las empresas. Tenemos una muy buena imagen del señor Chea.

¿Y Ligorría?

–El único contacto que personalmente tuve con él fue cuando pidió información del sistema que estábamos proporcionando para seguridad fronteriza. En ese momento en la política estadounidense tenía que ver con el proceso migratorio.

Usted afirmó en una entrevista a ContraPoder que el exministro había rescindido el contrato porque SAG no se prestó a chantajes del gobierno. ¿Quién lo chantajeó?

–No, yo no creo haber dicho eso. Es más, específicamente dije que SAG no se prestó a algún tipo de chantaje de ninguna red oficial sino de una publicación de un medio escrito.

¿Recuerda haber recibido algún chantaje de autoridades?

–No. A pesar que estamos molestos con el exministro López Bonilla por el contrato, nunca nos ha pedido ninguna cantidad de dinero. Ni él, ni ningún funcionario.

¿Por qué cree, entonces, que López Bonilla tomó la decisión de rescindir el contrato?

–No lo sabría. Según tengo entendido, ese fue su último acto de gobierno. No nos pudo explicar el por qué.

¿Cuándo iniciaron el proceso legal por la rescisión del contrato ante tribunales?

–No tengo la fecha exacta, pero fue a inicios de este año. Se encuentra en la fase de conocimiento de pruebas.

dafnep_25231

Luego de la conferencia de prensa, ¿el MP o la Cicig han buscado acercarse a SAG?

–Formalmente, no.

¿E informalmente?

–No.

¿Considera que las declaraciones de Monzón puedan afectar el proceso que siguen en cuanto a la rescisión del contrato?

–Para nada. Creo en la independencia de poderes. Además en Guatemala, la justicia está caminando.

¿Afectaron las declaraciones de la fiscal y de Monzón su relación con su socio, Nippon Electric Company (NEC)?

–NEC sigue siendo nuestro socio. El problema nos afectó directamente a nosotros como compañía y como personas. Somos una empresa técnica, de bajo perfil, somos hombres y mujeres de cablecitos. Nosotros trabajamos en una consultoría varios meses. Hicimos un análisis de puntos fronterizos y seguridad, elaboramos un documento completo que entregamos al ministerio y una semana después de presentarla, rescindieron el contrato.

El nuevo gobierno dice que no cuenta con esta información.

–Correcto. El ministro Rivas dijo que él no tenía ese documento, que cuando llegó al despacho no encontraba expedientes de muchos temas.

¿Han tenido consecuencias con las autoridades suizas por los señalamientos?

–Tuvimos más preguntas de nuestros bancos que de las autoridades suizas, en realidad.

 

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

WP-Backgrounds by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann