string(0) "" string(57) "http://contrapoder.com.gt/el-ingobernable-estados-unidos/"
Columnas, Gustavo Berganza, Opinión — noviembre 9, 2016 at 9:56 am

El ingobernable Estados Unidos

por

Ganó un candidato, pero con ello no necesariamente obtiene el derecho de impulsar su visión de país ni sus políticas.

(AP Photo/Pablo Martinez Monsivais)

(AP Photo/Pablo Martinez Monsivais)

Escribo esta columna cuando aún no se conoce quién será el próximo presidente o presidenta de los Estados Unidos.
Pero independientemente de quién tome posesión el próximo 20 de enero, después de los fastos y las fiestas que se darán, deberá afrontar la dura realidad que, como ya le sucedió a otros países desarrollados, Estados Unidos ha descendido a la categoría de ingobernable.

La primera evidencia la vemos en las fisuras que se dan dentro de las bancadas en ambas cámaras. En la Cámara de Representantes, si Paul Ryan es reelecto como presidente de este cuerpo legislativo, se encontrará con que su agenda conservadora no es compartida por los parlamentarios que acuerparon el nativismo, proteccionismo económico y aislacionismo que hizo viable la candidatura de Donald Trump. En el Senado, se hará sentir la presión de Bernie Sanders y de Elizabeth Warren para llevar al partido hacia la izquierda y apretarle las tuercas a Wall Street y a las grandes corporaciones, algo que la gran mayoría de senadores demócratas no comparten.

Probablemente, en lo único que coincidirán todas las facciones de ambos partidos será en obstruir las iniciativas legislativas de quien llegue al poder, bloquear –o al menos, demorar– nombramientos para las cortes federales de apelaciones y para la Suprema Corte. En este clima de abierta confrontación, no sería extraño que se bloquease incluso nombramientos de gabinete y de embajadores. Y probablemente se repetirán las amenazas de paralización del gobierno federal, y los cortes automáticos de presupuesto, por no alcanzar acuerdos sobre temas fiscales y sobre la deuda.

Junto a la dificultad para tomar decisiones, los temas impulsados por Trump y el lenguaje con el que los expuso, tendrán profundas consecuencias en la cultura política estadounidense.

Tengo la impresión de que habrá frecuentes y desgastantes investigaciones de parte de comités y subcomités diversos de la Cámara de Representantes y del Senado dirigidas hacia quien presida el Poder Ejecutivo o su personal. Para infortunio de los estadounidenses, hay mucho material donde se puede hurgar: la Fundación Clinton y las promesas hechas a cambio de recibir donaciones; la Fundación Trump, y su manejo de los aportes recibidos. Contemos con que se mantendrá vivo el tema del irresponsable manejo de correos por parte de Hillary Clinton, y puede que haya requerimientos para poner a juicio público las declaraciones de impuestos de Donald Trump.

A nivel partidista, que Donald Trump haya incorporado al lenguaje político cotidiano la descalificación de los emigrantes, la validación del machismo, y la puesta en duda de la legitimidad del sistema electoral estadounidense, tendrá graves consecuencias en la cultura política de ese país y reorientará la plataforma del Partido Republicano.

Por último, la toma de partido de los medios a favor de Trump y a favor de Clinton, y la manipulación que algunos de estos hicieron escamoteando informaciones que perjudicaban a su candidato, amén de la gran audiencia de tuiteros y blogueros diseminadores de desinformación, hará muy difícil desarrollar lazos de entendimiento entre los diversos sectores que componen la diversa y hoy dividida sociedad estadounidense. Con una clima mediático así, será muy difícil establecer una comunicación funcional en la esfera pública, porque simplemente –de CNN a Fox, de Breitbart al Huffington Post, del Washington Times al New York Times, por mencionar algunos ejemplos– no hay referentes compartidos.

Así las cosas, Estados Unidos se ha tornado en un país difícil de gobernar.

Artículos Relacionados

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

WP-Backgrounds by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann