string(0) "" string(71) "http://contrapoder.com.gt/asi-me-converti-en-operadora-de-gruas-en-tcq/"
Así me convertí en... — noviembre 13, 2016 at 6:00 pm

Así me convertí en Operadora de grúas en TCQ

por

Soy la única mujer que trabaja con este tipo de grúas en el país. Me llena de orgullo y satisfacción hacerlo, pues amo mi trabajo. Desearía que otras jóvenes se animen a buscar espacios que tradicionalmente se han cerrado para nosotras. Escrito por Emiliano Castro Sáenz a partir de la entrevista con Jocelyn Ascon Guil. 

Foto: Fabricio Alonzo - DD

Foto: Fabricio Alonzo – DD

El año pasado vi un anuncio para trabajar en Terminal de Contenedores Quetzal (TCQ) pegado en un poste sobre la carretera. Yo era ama de casa, no tenía experiencia laboral, me dedicaba a cuidar a mis hijos. Me llamó la atención el mensaje y mi papá me motivó a responderlo. Me dijo que yo era capaz de hacer cualquier trabajo y entonces, metí la papelería.

En agosto de 2015 vine a TCQ para las primeras pruebas. Era un campo vacío, solo había un edificio con oficinas. Unos brasileños nos hicieron pruebas psicológicas y físicas (subir escaleras y bajar rápidamente) y virtuales. Era como jugar videojuegos. Teníamos que mover unas chibolas a una casa virtual y no cometer errores. Uno de los brasileños me dijo que lo hice bien. Pensó que jugaba videojuegos, pero nunca lo había hecho.

En esas primeras fases de clasificación, éramos más de 200 personas. Después quedaron 74 y al final se redujo a 40. Hicimos pruebas médicas y tras un proceso de dos meses, me seleccionaron. Fuimos 14 los contratados para ser operadores de grúas. Yo no lo podía creer, pues ese tipo de grúas no existía en Guatemala.

En todo ese proceso de competencia por el puesto y de adaptación –una vez contratada el 1 de octubre de 2015–, TCQ también creció hasta el punto en el que se encuentra ahora, lista para funcionar.

Me gusta mucho estar aquí porque me tratan como a los demás. No se fijan en el género, religiones ni nada, sino en la humanidad de cada uno, además de que se preocupan por mí y constantemente preguntan cómo estamos.

Estoy tan contenta que me veo operadora de grúas para siempre. Me siento calidad, alegre, que estoy volando, que estoy sola frente al universo.

Para operar una de estas grúas STS de más de 50 metros se necesita valor, confianza en uno mismo y en la estructura y no tener miedo a las alturas. También es necesario suavidad en la muñeca, concentración y templanza. Nunca he tenido ningún accidente con contenedores que se resbalen, caigan o golpeen. Considero que soy buena en lo que hago. La grúa se tambalea un poco por lo alto y el aire, pero no me preocupa estar arriba, disfruto de mi espacio.

Por ahora, que no ha arrancado operaciones formalmente, debemos imaginarnos que llega el buque, que recogemos el contenedor (practicamos con containers vacíos) y los depositamos en tierra o en los remolques que los llevan a otras grúas. Desde acá, los trasladamos lateralmente y los apilamos, hasta cinco, uno sobre otro, aunque cuando comencemos serán grupos de 3, de 2 y de 1, como establecen los estándares internacionales.

Se mueven alrededor de 25 contenedores por hora, en condiciones normales de trabajo. Ahora no llevo una cuenta de los que llevo de un lado a otro, pues cambiamos los turnos cada media hora y pasamos a manejar otra máquina. En la realidad, cada corte debería ser de cuatro horas.

Quiero ser ejemplo para las mujeres, que se animen a salir de casa y conseguir un trabajo. Ser operadora de grúas lo puede hacer quien sea, no tiene porqué ser un trabajo de hombres. Si bien mi esposo estaba inseguro en un principio, ahora está orgulloso de mí. Mis hijos también vinieron el 1 de octubre en una visita familiar y les fascinó.

Tienen siete y tres años. Tuve el primero a los 15 y la segunda a los 20, cuando me casé con el padre de ambos. Cuando mis papás se enteraron de que estaba embarazada a esa edad discutimos, pero siempre me apoyaron. Así son las cosas en mi entorno, desde muy temprano hay embarazos. Ya cuando vinieron los hijos, se volvieron su adoración.

Estoy tan contenta que me veo operadora de grúas para siempre. Me siento calidad, alegre, que estoy volando, que estoy sola frente al universo.

 

Foto: Fabricio Alonzo - DD

Foto: Fabricio Alonzo – DD

Otros datos Jocelyn Ascon Guil

  • Jocelyn Ascon Guil tiene 23 años y es originaria del Puerto de San José. Vive en la aldea Arizona y de lunes a viernes, viaja en motocicleta un trayecto de 15 minutos hasta llegar a TCQ.
  • Se graduó de maestra del colegio Santa Marta en 2013, pero nunca ejerció su profesión, pues se dedicó al hogar y a criar a sus hijos, Esdras y Violeta, de siete y tres años, respectivamente.
  • Es operadora de cuatro tipos de grúas (STS, RTG, Richstaker, Side Loader y Terminal Traktor). La más grande e importante es la STS, única en Guatemala, que retira y coloca contenedores dentro de los buques. Tiene una altura aproximada de 50 metros.
  • En TCQ hay otros 13 operadores de grúas, todos son hombres.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

WP-Backgrounds by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann