NULL
Fernando Carrera, Opinión — noviembre 17, 2016 at 7:00 am

La era Trump

por

El triunfo de Donald Trump en las elecciones de EE.UU, generó una ola de incredulidad, ya que era el resultado menos esperado a razón de las encuestas de opinión.

fernando carrera

Ciertamente, Hillary Clinton fue la candidata que obtuvo más votos a nivel nacional (probablemente por un margen superior a un millón de votos sobre el candidato republicano). Sin embargo, dado el sistema indirecto de elección en ese país, Trump logró imponerse en el balance del Colegio Electoral.

El mandato del presidente electo está respaldado firmemente por un Senado y una Cámara de Representantes, donde los republicanos tienen mayoría. Y ese mandato contundente le permitirá, además, elegir a uno o más magistrados de la Corte Suprema, brindando una mayoría conservadora durante al menos 15 años a la máxima instancia de justicia estadounidense. Es decir que esta vez el ganador se lo lleva todo y su hegemonía política es absoluta.

Con ese poder mayúsculo, bien se puede decir que EE.UU. está a punto de entrar en la Era Trump. Y esa afirmación es aún más clara si se toma en cuenta los mensajes centrales de la campaña republicana, los cuales cuestionaron algunas premisas esenciales del sistema de poder norteamericano de las últimas tres décadas.

En primer lugar, probablemente Trump sea el presidente electo más aislacionista en materia de política exterior que haya tenido EE.UU. en décadas. En su campaña cuestionó las alianzas de seguridad construidas a través del Atlántico Norte desde la Guerra Fría, así como el sistema de defensa y de alianzas construido en el Pacífico Norte (con Japón y Corea del Sur). Adicionalmente, Trump ha anunciado una relación menos conflictiva con Rusia, lo cual contradice radicalmente la enemistad construida entre Obama y Putin, y que había generado una nueva pequeña Guerra Fría entre ambas potencias.

En segundo lugar, Trump cuestionó durante la campaña los tratados de libre comercio y la globalización financiera, los cuales han sido pilares del régimen económico internacional desde los años 90 del siglo pasado. Aún no queda claro qué tan lejos llegará con sus propuestas, pero lo que sí es cierto, es que el comercio mundial y las plazas financieras globales se enfrentarán a un clima más adverso y menos abierto que en el pasado.

En tercer lugar, Washington se convierte ahora en un enemigo de los acuerdos internacionales para revertir el calentamiento global. Así quedan en duda las medidas acordadas en París, Montreal y Kigali que pretendían reducir paulatinamente el uso de combustibles fósiles, la emisión de gases invernadero y el cambio en los patrones de consumo y producción hacia un planeta más sostenible.

Y en cuarto lugar, Trump ha levantado con fuerza el espíritu racista y xenófobo de muchos ciudadanos, exigiendo un cierre de las fronteras norteamericanas a migrantes (sobretodo mexicanos y latinos) y creyentes musulmanes. Nuevamente, no es posible predecir qué políticas se impulsarán en este sentido, pero el punto de partida es claramente hostil a grupos étnica y religiosa- mente percibidos como indeseables por la actual mayoría blanca estadounidense.

La Era Trump identifica un cambio de época: un fin a la geopolítica del siglo 20 (creando espacios para un mundo multipolar postamericano); una nueva economía internacional con menor estímulo para el comercio, la producción y las finanzas globalizadas; un planeta más vulnerable al cambio climático y una política migratoria hostil a grupos de población no blancos. Tambores de cambio conservador baten ruidosamente en este inicio del siglo 21.

Toda acción genera una reacción. Y tal parece que la Era Trump marcará el planeta de formas inimaginables en este momento. Seremos testigos de ese cambio. Pero ojalá también nos animemos a ser actores y protagonistas del nuevo mundo que nace.

Artículos Relacionados

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

WP-Backgrounds by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann