string(0) "" string(66) "http://contrapoder.com.gt/el-vergonzoso-papel-de-oscar-chinchilla/"
Gustavo Berganza, Opinión — noviembre 21, 2016 at 12:51 pm

El vergonzoso papel de Óscar Chinchilla

por

En una reveladora entrevista con el periodista Martín Rodríguez, el recién electo presidente del Congreso Óscar Chinchilla se describe como una persona sin criterio político, sin visión de país, sin habilidades tácticas y como un instrumento que será utilizado por, ¡sorpréndase usted!, el presidente Jimmy Morales y el Frente de Convergencia Nacional (FCN-Nación) para controlar la agenda legislativa.

Foto: Luis Soto/Contrapoder

Foto: Luis Soto/Contrapoder

De Chinchilla no puede decirse mucho. El propio dueño de su partido, Roberto González Díaz Durán, lo presenta como alguien “a quien seguramente no tenías en tu radar”, precisamente por haber permanecido a la sombra de los pesos pesados de Compromiso Renovación y Orden (CREO). Y en esa entrevista, Chinchilla muestra por qué se mantuvo siempre en la segunda fila de esa mini agrupación política.
De acuerdo a lo que nos cuenta esa ilustrativa entrevista, Chinchilla fue jefe de la Superintendencia de Telecomunicaciones –SIT- durante el gobierno de Óscar Berger, en el que su patrón político González saltó al estrellato. La SIT, sépalo usted amigo o amiga que me lee, es un puesto para el que si Ángel González no está de acuerdo con el nombramiento, la persona propuesta simplemente es descartada.
Pero lo más revelador de la entrevista es la carencia total de visión política por parte de Chinchilla y la manera como fue utilizado, como ficha de cambio, para tratar de lavarle la cara, debido a su trayectoria incolora, inodora e insípida como diputado, a una planilla en la que su partido –ya en vías de extinción– le servirá a FCN-Nación y a todo el conservadurismo del país para poder ponerle freno a la agenda de cambio que había iniciado el todavía presidente del Legislativo, Mario Taracena.
Chinchilla admite que a él lo “pusieron”, que no fue iniciativa suya lanzarse para la presidencia del Congreso. Pero lo más patético de ese rol es que, a pesar de haber participado en la actual Junta Directiva como cuarto secretario, ese año no le sirvió de mucho para tener claro el estratégico papel que jugará como cabeza del Organismo Legislativo. Según lo que le dice en la entrevista, solo se ve a sí mismo como director de debates.
Era muy difícil que Taracena lograse la reelección, dados los anticuerpos que generó su estilo agresivo de gestión entre sus propios compañeros de legislatura. Y luego, dada la reacción que generó en sectores conservadores las procesos iniciados por la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), y el Ministerio Público (MP) y las acciones de la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT) en contra de grandes evasores, era de esperarse que los afectados se reagruparan para poder defender el status quo.
En ese sentido, alguien anodino y manejable como Chinchilla a la Presidencia del Congreso le garantiza a los conservadores dominio total de la agenda legislativa y la tranquilidad de que durante el próximo año no habrá sobresaltos al legislar.

Artículos Relacionados

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

WP-Backgrounds by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann